Actualizado hace: 2 horas 13 minutos
La Identidad sigue invariable

Las costumbres y tradiciones de los montuvios de la Costa con el pasar de los años han sufrido algunas variaciones.

Sábado 23 Julio 2016 | 04:00

 Los habitantes del sector campesino aseguran que sienten que la modernidad se ‘apodera’ de sus formas de vivir. 

Aquel sonido que producen los caballos al trotar en las sabanas se está perdiendo en el eco de las montañas de las zonas rurales del litoral, pues ahora es reemplazado por el rugir de las motos, que son llamadas los ‘caballitos de acero’. 
Adentrarse en el campo es saber más sobre las tradiciones y las costumbres del montuvio. Es conocer de cerca sus sentimientos, miedos, temores y, sobre todo, sus ganas de salir adelante. 
Antonio Aspiazu, oriundo del cantón Mocache de la provincia de Los Ríos, destaca que han tomado esta opción en la actualidad, puesto que es una manera de acelerar el trabajo y la movilización. 
A sus 60 años reemplazó su caballo, que fue su compañero de faena, por una moto.
Manifiesta que la idea no fue suya, sino más bien de sus hijos, quienes insistieron en que se modernizara. 
“Empecé cambiando el sombrero por la gorra, luego las botas por zapatos de suela y poco a poco me convencieron para que me comprara la moto, pero hasta ahí, pues nunca abandonaré mi machete, tampoco mis raíces”, comenta Aspiazu como tratando de convencerse a sí mismo de que así será.
Orgullo montuvio.  Este hombre se refiere al orgullo que siente de ser montuvio, ya que ellos han formado parte importante del desarrollo social, agrario y económico del país.
Esta idea la comparte Francisco Ibarra; sin embargo, aún se resiste a sufrir cambios extremos, tal vez porque quiere guardar los secretos y las tradiciones que sus padres le enseñaron, las cuales las lleva en el corazón y que solo la muerte le arrebatará. 
“Yo a mis 69 años de edad tengo muy claros los momentos en los que corría por los potreros detrás de mis caballos, arando la tierra, con las aves, sintiéndome libre. ¡Así deseo morir!”, cuenta Ibarra mientras toma un puñado de tierra en sus manos. 
Un fiel amigo. El caballo es un ser mítico que ha acompañado al hombre a lo largo de su evolución.
En la actualidad este es aún el noble animal por excelencia y distintos pueblos se han dedicado a explotar sus virtudes naturales, como es el elegante trote que surge cuando el jinete ha encontrado la armonía entre la fortaleza, la velocidad y la estética anatomía del equino.
Además de ser un medio de transporte del nativo del campo, el caballo ha sido testigo de sus manifestaciones ancestrales como en el rodeo montuvio.
Allí varias haciendas llevan a sus ejemplares y muestran sus habilidades sobre el animal. 
En los rodeos montuvios el jinete participa en concursos como el caracoleo, lazo y pial, monta de cepo, entre otras modalidades.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala