Actualizado hace: 1 hora 5 minutos
El IESS y el candidato manabita
El IESS y el candidato manabita
Por: Alfonso Delgado
[email protected]

Miércoles 20 Julio 2016 | 03:00

Son diversas las manifestaciones que se me han hecho llegar expresando el apoyo a la sugerencia de la necesaria rehabilitación de Bahía de Caráquez, con la pronta y efectiva reconstrucción de los daños ocasionados por el terremoto del 16A, coincidiendo todos en que no se debe permitir que organismos como el IESS estén proyectando la construcción de su nueva edificación fuera de la ciudad.

Ya es conocido el estado calamitoso en que ha quedado la ciudad de los Caras; y ahora, más que nunca, se requiere el aporte de todos para levantarla y volverla a ubicar en el sitial en que estaba antes del 16A.   
Porque con proyectos como los del IESS se estaría promoviendo la paralización o retraso en el necesario desarrollo de Bahía. Es por esto que se espera la reacción de las fuerzas vivas, comandadas por la municipalidad, ya que ahora, más que nunca, se requiere de la unidad y de la decisión firme para que la reconstrucción sea bien hecha y no planificada a distancia, desde el escritorio de esa burocracia que desconoce la realidad de nuestras ciudades.
Es la municipalidad la que tiene en sus manos la no aprobación de esos planos y proyectos irrespetuosos y contrarios al desarrollo de Bahía de Caráquez. Es el alcalde Manuel Gilces quien debe actuar con energía defendiendo los intereses de la ciudad y dando instrucciones precisas para que se rechace esa pretendida reedificación fuera de esta urbe.
El candidato manabita.- Estamos de acuerdo con que Manabí sea tomado en cuenta en la conformación  del binomio que gobernará al país a partir de mayo del próximo año. La importancia y trascendencia de Manabí es parte de la historia del Ecuador. Basta citar unos pocos hechos.
Manabí fue la primera región de la patria que se sumó al movimiento cívico del 9 de octubre de 1820, gesta patriótica que abrió el camino para la liberación del yugo español y la posterior conformación de lo que es hoy el Ecuador.
El manabita Eloy Alfaro Delgado, con su revolución de 1895, hizo posible los cambios sociales y políticos que llevaron al establecimiento de una nueva y real democracia. Este ilustre montecristense dio prestigio a Manabí y al país entero, convirtiéndose en uno de los principales líderes que ha tenido el Ecuador.
Por otro lado, retrotrayendo la historia los indios Caras, con la conquista del Reino de Quito, convirtieron a una ciudad manabita, como lo es Bahía de Caráquez, en “Cuna de la nacionalidad ecuatoriana”.
Por ese Manabí de siempre y la seriedad en la reconstrucción por los daños del 16A, un manabita debe ser parte de ese binomio a ganar en las elecciones de febrero del 2017. Sea de presidente o de vicepresidente. Que se escoja al mejor, que sí los hay en los cantones de Manabí, dejando de lado el malhadado centralismo.
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: