Actualizado hace: 9 horas 26 minutos
Saucedo y su nuevo reto

Pablo Saucedo ha cumplido sus sueños en una cancha, y ahora quiere ayudar a otros a alcanzar los suyos.

Miércoles 20 Julio 2016 | 05:00

El defensor inspeccionaba ayer las adecuaciones del complejo del centro formativo de fútbol que llevará su nombre. A los 34 años, el zaguero tiene nuevos objetivos vinculados al fútbol, pero en la faceta de director del centro formativo.

Por eso ahora divide su tiempo entre los entrenamientos y los trabajos de la escuela, que funcionará en la cancha de la Asociación de Trabajadores Municipales, en la vía a San Mateo.
El complejo cuenta con una cancha de césped, una cancha sintética, un lugar para estiramientos bajo techo, con camerinos, cafetería, un pequeño sitio de juegos para niños, parqueadero y una oficina.
Saucedo se ha dado tiempo para inspeccionar los avances de la obra, que está en la etapa final. Las clases empezarán el 1 de agosto.
El defensor argentino nacionalizado ecuatoriano cree que hay mucho por trabajar en los fundamentos técnicos del deportista cuando está en el proceso formativo. “He visto falencias en algunos profesionales que pueden ser corregidas con trabajos formativos”, dice Saucedo, quien habla con la seguridad de alguien que ha sido tres veces campeón en el fútbol ecuatoriano (uno en la Serie A y dos en la Serie B).
Por eso, y porque quiere devolverle al fútbol algo de lo mucho que le ha dado, Saucedo tiene un nuevo reto por delante.
Pablo Saucedo cumple este año con Delfín su octava temporada en el fútbol ecuatoriano. Llegó a reforzar al Manta en 2008, y ese mismo año logró el ascenso ganando el campeonato de la Serie B.
Fue el primer logro de un jugador que en su país había militado en Ferrocarril Oeste y Almirante Brown. 
En 2011 fichó por Barcelona, equipo en el que cumpliría sus mejores temporadas y su más grande sueño: convertirse en campeón con un equipo grande. Sucedió en 2012, un equipo dirigido por Gustavo Costas y que tenía 14 años sin cumplir su título.
Saucedo fue titular ese año y se logró ganar un lugar en el corazón amarillo a pura garra.
El año pasado llegó a Delfín y tuvo una nueva alegría: ascender como campeón de la Serie B.
Con 34 años, Saucedo aún tiene un objetivo por delante: clasificar con los “cetáceos” a un torneo internacional, aunque ya sabe a lo que se va a dedicar cuando llegue el retiro. Casado con una manabita, Saucedo se siente un mantense más, y es aquí en donde quiere mostrarles a niños, desde los 4 años en adelante, que los sueños pueden cumplirse con esfuerzo y con fundamentos. 
“En la vida de todo campeón llega el momento de expandir su legado”, explica el experimentado zaguero.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala