Actualizado hace: 4 horas 44 minutos
Muerte de Leo no tuvo justicia

Leonardo Pico fue asesinado hace ocho años junto a otro joven.

Domingo 17 Julio 2016 | 05:00

Micky Moreira no puede contener las lágrimas al hablar de la muerte de su hijo Leonardo Pico y  de la justicia que dice que hasta ahora no castiga a  los culpables del crimen.

A Leonardo, de 21 años, lo asesinaron  hace ocho años junto a Ronny Villavicencio. Ella recordó que su hijo murió por  salir a divertirse con las  personas equivocadas la noche del 23 de febrero del 2008, para luego, en las primeras horas de la madrugada del día siguiente, de regreso a casa, fue secuestrado junto a Villavicencio por personas identificadas en el juicio y que no recibieron el castigo, agregó. 
“Jamás imaginamos que mi hijo había sido secuestrado para ser asesinado. Nuestra hipótesis era que lo habían secuestrado por extorsión”, dijo.
Recordó que del secuestro de su hijo y de Villavicencio, se enteraron a través de  la hermana del amigo y de otra chica que viajaban en el vehículo que los traía a casa esa madrugada. 
A ambos los bajaron pasando el puente de la vía Puerto-Aeropuerto, sector del Haddad Manabí Hotel.
“Fueron interminables los días 24 y 25 de febrero sin saber del paradero de mi hijo, hasta que llegó el martes 26. Eran cerca de las 10 de la mañana cuando recibimos la noticia de que a mi Leo, y a su vecino, la Policía los había encontrado muertos y en completo estado de descomposición en el sector de Cielito Lindo”, dijo.
Ella señaló que su dolor fue mayor al no poder abrazar a su hijo. Su estado de descomposición no lo permitía. Moreira estuvo tres semanas haciendo plantones en el Palacio de Justicia pidiendo justicia por la muerte de su hijo. 
“Yo decidí dejarle a la justicia divina el caso de mi hijo, para que los asesinos y los funcionarios que no supieron impartir justicia, sean castigados”, expresó. 
Jorge Pico Barcia, padre del joven, aseguró que a su hijo lo mataron  por equivocación. “Su pecado fue  haber salido   con su vecino, a quien supuestamente lo buscaban por  una venganza. 
Los asesinos primero torturaron a mi hijo y luego le dieron un disparo en la  parte posterior de su cabeza, entre el cráneo y el cuello, lo que le cegó la vida de golpe”, manifestó.
Según Jorge Pico, ese disparo lo hizo una persona entrenada para matar de un solo tiro.  Agregó que esta hipótesis se la dijo el médico forense que hizo la autopsia. 
Pico sostiene que quien mató a su hijo fue un sicario contratado por un empresario. Ambos, en diferentes época, añadió, fueron  también asesinados: el primero en Portoviejo y el otro en el centro de Manta. Pero siguen vivos  tres más de los que participaron del doble crimen de los jóvenes, dijo.
Pico señaló que en el juicio de la muerte de su hijo y su amigo, los asesinos en ese entonces se valieron de amenazas para callar a los testigos del secuestro.
Pico y su esposa Vicky reconocen que la vida les cambió totalmente. “Habíamos construido tantos sueños con nuestro hijo. Sus ilusiones de joven fueron cegadas por manos asesinas”, dicen. 
Ellos tienen una hija. Es el amor que  les queda. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala