Actualizado hace: 10 horas 3 minutos
Manta
Zona Irreconocible

Mirella Cano sintió que estaba en el lugar equivocado la primera vez que visitó la “zona cero” de Tarqui.

Sábado 09 Julio 2016 | 04:00

No podía creer que las calles desoladas y con menos viviendas eran de la misma parroquia que recorrió durante catorce años vendiendo dulces de coco. Ese primer día sintió que estuvo en un lugar desconocido, en un campo de guerra.

“Fue muy triste llegar y ver un lugar diferente, desconocido y de calles solitarias”, mencionó Cano. Era la primera vez en su vida que no escuchaba el ruido de los comerciantes porque ahora en la “zona cero” más bulla hace el silencio. 
Óscar Cevallos, taxista, ingresó hace pocos días a la zona por motivos de trabajo. Reconoció las direcciones de calles, pero admitió que no logra recordar lo que antes había en los terrenos que hoy lucen desolados tras la demolición de sus edificaciones, casas o negocios. 
Milberto Quijije, taxista, contó que sus clientes se sorprenden mucho cuando cruzan por la “zona cero” y le realizan preguntas como: dónde estamos y qué había en esta dirección. Otros usuarios empiezan a lamentar lo que ven y levantan una plegaria a Dios, indicó Quijije. 
Quien no ha sentido perderse en la “zona cero” es  Byron Rodríguez porque es bombero y desde que ocurrió el terremoto acude muy seguido al lugar por cuestiones de trabajo. 
Sin embargo, reconoció que su familia se ha desorientado debido a que hay menos puntos de referencias (casas, negocios y otros) en la zona. 
“Un día pasé con una hermana por la calle donde funcionó el bar La Abuela (barrio Río Cenepa), y me preguntó por dónde quedaba este bar, y ella no se había dado cuenta que el lugar donde funcionó estaba frente a nosotros. No pudo reconocer nada porque ya todo en ese sector no está, fue demolido, y ahora solo hay terrenos baldíos”, indicó el bombero. 
Freddy Castillo es habitante de la “zona cero” que, por haber permanecido en el sector desde que se presentó la tragedia, no ha perdido sentido de ubicación.
Él se acostumbró a ver los cambios que la maquinaria pesada realiza en Tarqui destruyendo inmuebles afectados por el sismo de 7,8 grados. Castillo ha sido testigo de personas que llegan a recorrer la “zona cero” y luego deben preguntar una vía de salida porque no recuerdan nada de lo que antes había. 
Anita Álava estuvo el fin de semana en la avenida 105 de la “zona cero” durante media hora. Luego prefirió no continuar su recorrido y regresó a casa porque se sentía perdida, que estaba en otro lado que no era Manta, y eso le dio mucho miedo. 
 
>Cambios seguirán. Tarqui seguirá cambiando. En poco tiempo se cumplirán tres meses del terremoto y aún hay casas por demoler, según el registro del Comité de Operaciones de Emergencia (COE). 
No hay una fecha exacta para terminar con las demoliciones, aclaró Sara Delgado, directora municipal de Obras Públicas. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala