Actualizado hace: 51 minutos
Teoría de las ventanas rotas
Teoría de las ventanas rotas
Por: Edwin Delgado Armijos

Jueves 07 Julio 2016 | 04:00

En la década del 60 de siglo pasado, 1969, la Universidad de Stanford, de EE.UU., llevó a efecto un experimento de psicología social, que le permitiera realizar un análisis sobre el comportamiento de las personas.

En dos puntos equidistantes dejaron dos automóviles idénticos en modelo, marca y color; uno fue ubicado en el Bronx, zona con niveles altos de pobreza. En tanto que el otro se dejó en Palo Alto, California, siendo una zona donde habitaban personas con dinero, lugar tranquilo.
En el caso del automóvil que fue dejado en el Bronx, no pasó mucho tiempo para que las personas se roben neumáticos, espejos, motor y otras partes del vehículo que servían, lo que no tenía valor monetario fue destruido. En tanto que el dejado en Palo Alto, estuvo intacto. 
Una primera conclusión: los sectores más populares presentan mayores problemas y conflictividad. 
Pero el experimento no finalizó allí, se hizo algo diferente, procedieron a romper un vidrio del automóvil que quedaba.
Al poco tiempo sucedió lo mismo que en el Bronx, se empezaron a robar todo lo útil del vehículo, destruyendo aquello que no podían llevarse o que no tenía valor. 
La ventana rota, puede entenderse como descuido,  desinterés, deterioro, falta de acción o de normas, ese vidrio roto sacaba lo peor de los seres humanos.
La teoría de las ventanas rotas se aplica a cualquier actividad comercial, institución pública, privada. 
Si alguien ve una funda de basura en una esquina o calle, lo lógico es que deposite de igual manera desperdicios allí. 
Un edificio vacío, con ventanas rotas, servirá para todo, menos para ser habitado de forma ordenada.    
Es decir, se replican acciones que no tienen concordancia con el civismo, muchos se contagian. Se envía un mensaje claro: aquí no pasa nada.   
Se desobedecen las normas.
Por más de 25 años la teoría de las ventanas rotas la hemos visto en Manabí. 
Hay inacción, se siguen haciendo las cosas de la misma manera. Actores políticos envejecidos, no en edad. 
Gente joven con ideas arcaicas. 
Con el consabido deterioro productivo. 
Lo mismo de siempre, nada de nuevo. 
No hay innovación. Acciones mínimas que no implican esfuerzos mayores. Para después terminar culpando a otro.
Se debe empezar con algo para reparar las ventanas rotas.
Que sea una buena costumbre para que sea repetido por varios, y después por muchos y luego por todos.
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: