Actualizado hace: 20 minutos
El parque central se ha convertido en el punto de encuentro de personas desempleadas.
La crisis se siente

Para la familia de Galo Quiñónez el pasado diciembre no hubo Navidad. El hombre fue despedido a mediados de ese mes de una empresa constructora que ejecutaba trabajos para el sector público.

Sábado 16 Enero 2016 | 04:00

 “No hubo cena, ni regalos, hasta ahora estoy esperando mi liquidación y tampoco he podido encontrar otro empleo”, cuenta apenado.

En la ciudad el “ícono” del desempleo es el parque Central. Hasta el sitio llegan diariamente más de 100 personas en busca de un trabajo.
Son albañiles, plomeros, electricistas que tienen la esperanza de obtener recursos para llevar un pan a su mesa.
Jorge Rodríguez es uno de ellos. El hombre tiene 61 años, es albañil y ayer permanecía sentado en uno de los bordillos de las jardineras del lugar. 
Hace casi dos meses nadie lo contrata. “Aquí estamos tirando piedras a la luna, pero no tenemos ni aliento para botar la piedra”, dice.
Rodríguez asegura que gracias a “unos dólares que tenía guardados” ha podido sobrevivir. 
El último trabajo en el que fue contratado fue a mediados del mes pasado. Desde entonces llega a las seis de la mañana hasta los bajos del Municipio todos los días, “hasta los domingos, antes ese día descansaba”, señala.  
 
> desempleo. Durante el programa “De cara al futuro”, el presidente Rafael Correa aceptó que hay indicios de que el desempleo en el país aumenta, pero afirmó que se busca que tampoco se incremente. Destacó que hasta antes de esta crisis los resultados fueron positivos. “No esperemos que con la tormenta perfecta, no nos mojemos”, mencionó al referirse al tema.
Aseguró que Ecuador saldrá adelante pese a la crisis mundial y los precios del petróleo a la baja. 
 
> inflación. Ecuador, cuya economía está dolarizada desde el 2000, registró en 2015 una inflación anual de 3,38% lo que la dejó por debajo de la meta de 3,90%, señaló el Instituto Nacional de Estadística y Censos, INEC. 
La subida de precios se debió principalmente, al rubro de alimentos y bebidas no alcohólicas.
Según el economista Raúl López, la inflación en el caso de Santo Domingo está marcada por el alza del agua potable, el pasaje del bus urbano y de las tarifas de las carreras en taxis que se implementaron desde inicios del 2015.
En diciembre el precio de la canasta básica se mantuvo en 628 dólares.
El Gobierno prevé una inflación por encima del 3% para el 2016 en medio de problemas económicos por la abrupta caída de los precios del crudo, el principal producto de exportación, y la apreciación del dólar.
Rodríguez señala que cuando tenía empleo completaba 400 dólares, hoy la situación para él se complica. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala