Actualizado hace: 9 horas 14 minutos
Memorias.
Dolor y muerte en el campo

“Elsita Salazar lo recuerda con lucidez. Ella regresaba del río cuando se encontró con el batallón Febres Cordero”.

Miércoles 13 Enero 2016 | 04:00

“Ellos habían invadido la parroquia Alajuela, de Portoviejo, en busca del delincuente más sagaz de la época. Buscaban a ‘La Perdiz’, así lo apodaban. Ella no recuerda su nombre, pero sí su capacidad de escapar. Ese día el hombre se había escondido en medio de unas tablas paradas bajo de su casa, por donde pasó parte del batallón sin notar su presencia”. 

Estas escenas eran comunes en aquel tiempo, la época más violenta de la provincia. 
Historias similares son contadas en un libro publicado en el año 2001. Fue escrito por Ricardo de la Fuente (fallecido) y Jaime Cedeño. 
En el tiempo en que emprendieron la investigación, Ricardo era profesor y Jaime un estudiante, ambos curiosos por los sucesos.
La propuesta fue de Cedeño, quien al conocer la historia de sus antepasados quiso inmortalizar en un libro los sucesos de sangre que se dieron en aquella época, producto de la ingenuidad de los montuvios, indica. 
 
> El libro. La obra en sí es un relato cronológico de sangrientos sucesos que tuvieron lugar en una amplia zona de la provincia de Manabí, desde los años 50 en adelante. 
Tras el arrastre del coronel Quevedo por el pueblo de Portoviejo, se constituyeron bandas de campesinos armados que sembraron el terror en varias comarcas. La situación obligó a una fulminante intervención del Ejército que diezmó a estos irregulares.
El texto (único que existe sobre estos acontecimientos) se apoya en investigación de campo, de archivos periodísticos y de testimonios de sobrevivientes, y está complementado con numerosas fotografías, en su mayor parte inéditas hasta la publicación de la obra.
 
> El testimonio. Para Jaime Cedeño, colaborar en este texto fue una gran experiencia de vida por varios motivos. Uno de ellos es que conoció de cerca y pudo investigar sobre estos actos en los que parte de su familia fue también protagonista. Otra razón que hace especial este libro es que descubrió que los personajes que aparecen en el texto son héroes y a la vez villanos. 
“Todo empezó por rencillas familiares, pero con el tiempo se convirtió en un gran problema. Hasta una mala mirada entre vecinos era muerte segura”, señaló Cedeño. 
Los personajes reales de “Los Tauras” eran hombres a quienes no les temblaba la mano para coger su machete y matar a sangre fría, pero a la vez eran ingenuos, indicó el investigador. 
Manabí era una provincia aislada, y cuando entró al poder José María Velasco Ibarra ellos conquistaron a estos montuvios para defender sus intereses. 
En “Los Tauras” hablan testigos y protagonistas sobre aquellos sucesos que están intactos en la memoria de personas que los vivieron, como en el caso de Elsita Salazar. 
 
> Otro libro. Jaime Cedeño hizo otro libro en honor a “Panchito Taura”.
 
> Característica. El investigador destaca la fuerza y el coraje montuvio de las personas de la época. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala