Actualizado hace: 2 horas 17 minutos
Celebración
Los mayorales aún perduran

Hasta hace una década la gamuza era la tela con la que se confeccionaban los laboriosos y costosos trajes del mayoral y la mayorala.

Domingo 03 Enero 2016 | 04:00

 Estos personajes principales del Pase del Niño Viajero, que todos los años recorren el 25 de diciembre las calles de Cuenca. 

Aquella materia prima va desapareciendo. Por ello ahora se usa terciopelo, que es más barato para la confección, pero aún así, el costo de cada atuendo asciende a los 350 dólares, según Rosa Orellana, quien los fabrica desde hace más de 50 años.
Ella desde niña aprendió el oficio de bordar en máquina de coser y de elaborar trajes típicos de las cholas cuencanas, ya que su padre, Francisco Orellana, era uno de los bordadores en la plazoleta de San Francisco.
En los años 60 la artesana recibió una invitación para ser parte de la celebración y desde ahí la ha seguido de cerca.
 
> Tradición. “Tal vez por falta de recursos y porque mucha gente emigró ahora solo se alquilan los trajes de mayorales”, dijo Carmita Vega, hija de Orellana.
Los mayorales van a caballo y hasta hace una década en los costados del animal se tejían vistosos altares en los que, según doña Rosita, se colocaban con mucha habilidad caramelos y otras golosinas con flores, panes y frutas.
“Los mayorales representan campesinos de las provincias del Azuay y Cañar que tenían gran poder y prestigio entre los peones de las haciendas, y eran en general hombres y mujeres del campo de muy buena posición económica. Sus trajes, por lo tanto, son muy vistosos y elegantes para expresar riqueza”, esto consta en un documento municipal, según un reportaje publicado por El Universo. 
 
> bordados. En los bordados en el reboso y el poncho se representa la creatividad de los campesinos, seguidores de las festividades religiosas llenas de colorido. 
Los bordados son parte del arte popular donde expresaban su creatividad. “Los bordados en el vestuario eran símbolo de riqueza”.
Según Jorge Castillo, asesor educativo, la mujer y el hombre mayoral llegaban a la ciudad engalanados con las más finas telas y llenos de bordados, montados en mulas o caballos en donde traían las ofrendas para las festividades religiosas.
Para los más pobres los mayorales se convertían en verdaderos líderes y en torno a ellos se efectuaban las fiestas, es por eso que en las pasadas, los mayorales ocupan el puesto relevante en la entrada.  
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala