Actualizado hace: 6 horas 6 minutos
Edison Cevallos Moreira
Las predicciones del 2016

Como en muy pocas ocasiones, las predicciones de un año que se inicia han sido tan negativas, aun advertidas en el ámbito nacional y desde las propias esferas del gobierno - como este que empezamos, el 2016 - cuyos anuncios con todo lo que se predice, devienen, asusta al más varón de los mortales. Aun a los más favorecidos por la vida, incluyendo a los que tienen el poder en todos o varios ámbitos.

Domingo 03 Enero 2016 | 04:00

 

Y si a esto le sumamos las fallidas advertencias, predicciones y  vaticinios que desde ya le agregan al 2016, y que nos anunciaron los verdaderos agoreros del desastre, esos que cantaron, contaron y cobraron sus augurios de fenómenos naturales,  a la fecha inexistentes pero que alteraron la vida de todo un país y a un costo muy elevado, que terminó con depredar nuestro escuálido presupuesto con las consecuencias que a la fecha vivimos.
El tan cacareado fenómeno El Niño, severamente anunciado como devastador aun por los organismos especializados afincados dentro y fuera del país, hasta la fecha ha sido solo una ligera brisa que apareció de manera normal y en la época siempre prevista, contrariando aquellos que sobredimensionaron su llegada y distribuyeron un extra presupuesto para mitigarlo con inversiones solo fantásticas, muchas de ellas ya diluidas. 
En el ámbito político ha influenciado de manera incidente la aguda crisis económica que soporta el país, y las fichas del ajedrez de la política han sufrido alteraciones y cambios antes no advertidos, desde el eventual retiro para  una nueva reelección del Presidente Correa, quien con una muy discuta norma transitoria a las enmiendas aprobadas, se autolimita para no poder competir en el próximo evento electoral del 2017, con lo que desde ya arde Troya.
Solo esta estratagema desde ya ha generado la búsqueda de un opcionado sucesor del economista Correa, que está motivando a muchos y promueve un resurgimiento de viejas figuras de la partidocracia, de fuera y dentro de las filas del gobierno, que se alistan a ser considerados como beneficiarios de la aceptación popular.
Y por tanto, los opcionados a suceder en el trono  a tan impredecible mandatario, como es el actual Jefe de Estado.
El 2016 también fue advertido por el adivino francés  Nostradamus, quien entre otras cosas, vaticina el estallido de una gran guerra, una crisis económica jamás vista que derrumbará la economía mundial; y un calentamiento global de funestas consecuencias en todos los sentidos, entre otros augurios.   
Muchos ecuatorianos ya curados de tanto espanto frente a reiteradas y fallidas predicciones, acciones y comportamientos, y sin ser tan pesimistas le decimos al 2016, vente que  te estamos esperando.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: