Actualizado hace: 51 minutos
Virgen de Guadalupe
El agua, el mal de los reubicados

Los coloridos tachos, pomas y tanques llaman la atención de quienes llegan a la ciudadela Virgen de Guadalupe, un asentamiento que se formó en julio del 2013 en la parroquia Picoazá.

Martes 17 Junio 2014 | 09:00

Los recipientes están listos para que llegue el tanquero y les deje agua, eso sí, por cada tanque deben cancelar un dólar.
Precisamente por ese pago y por la incomodidad es que los moradores piden que les doten de un sistema de agua continuo.
María Zambrano señaló que ellos fueron reubicados de las zonas de riesgos de Portoviejo, muchos llegaron de las colinas de Andrés de Vera, otros del barrio Fátima, pero ahora el problema que los afecta es la falta agua potable. 
Añadió que las casas fueron facilitadas por el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi), que incluso construyó un tanque cisterna incluido el acueducto para que tengan líquido, pero el proyecto ya no funciona. 
Explicó que antes cada familia pagaba 1,50 dólares para contratar un tanquero y llenar el tanque, pero luego, debido a incumplimientos de algunos 
vecinos, el sistema se suspendió. 
Joselyn Rezabala agregó que cada familia gasta entre 20 y 25 dólares al mes comprando agua a los tanqueros. 
Proyecto. En la Empresa Pública Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Portoviejo  (EPMAPAP) informaron que hay un proyecto para dotar de agua a esta y otras ciudadelas de ese circuito. 
Frank Mendoza, jefe técnico de la EPMAPAP, señaló que aspiran llevar agua desde los tanques de almacenamiento de la UTM, la cual llegará hasta un tanque de 400 metros cúbicos en la piscina Olímpica de Picoazá y desde allí se conectará con el acueducto de Virgen de Guadalupe. 
Aseguró que hoy realizarán pruebas de presión para saber cuánto soporta este acueducto. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala