Actualizado hace: 2 horas 48 minutos
Consummatum est
Consummatum est
Por: Childerico Cevallos
[email protected]

Domingo 08 Junio 2014 | 04:00

Estaba programado. Y así se consumó. El “aeropuerticidio” ingresa, desde el jueves 5 de junio del 2014, a las páginas de la historia de Manabí como una acción que, al haber sido precipitadamente tomada, va abiertamente contraria al desarrollo de Portoviejo.

La decisión unánime de los ediles, de invalidar la disposición de la anterior administración municipal, que prohibía ocupar los terrenos del aeropuerto de Portoviejo en otros menesteres que no sean los señalados, abrió la puerta para su desaparición final.
 
La pasada corporación dejó el recurso del tiempo para que, en un posible cambio de criterio o renovación política nacional, la caprichosa orden del presidente Correa de dejar sin aeropuerto a la capital manabita pudiera ser revertida; y con poco esfuerzo e inversión los aviones volvieran a surcar el cielo portovejense y continuar sirviendo a las miles de personas que han acostumbrado a usar el emblemático Reales Tamarindos. 
Si bien las probabilidades de que la corporación  -formada por once concejales- optara por esa medida era segura en razón a la composición numérica política de la misma, al estar integrada por los siete coaligados, a saber, cinco de PAIS y dos de Manabí Primero, hacían ya mayoría; pero se les adicionaba a los dos de SUMA, partido por el que el señor alcalde, don Agustín, participara y ganara en las elecciones, pero del que se alejara luego del triunfo para vestir solo la de Portoviejo, que, aparentemente, ha empezado a “enverdecerse”. 
La inclusión de los dos restantes, entiendo, quizá se debió a los “cantos de sirena” del gobernante mayor, prometedoras del oro y moro para futuras obras en aquel lugar que se ha vuelto inusualmente apetecido.
Más, pregunto, considerando lo trascendental de la decisión a tomar, ¿no debió la corporación en conjunto o particularmente sus integrantes, solicitar el asesoramiento correspondiente, llamando a exponer a los expertos sobre la conveniencia o no del funcionamiento del aeropuerto? ¿No es eso lo que corresponde para tomar resoluciones de tal envergadura, sobre todo cuando no se es especialista en el tema, como, entiendo, no es ninguno de los ediles? Elemental.
Quizá una exposición ampliada y graficada del exjefe del despreciado aeropuerto, Armando Alcívar, para que explicara los pro y contra vividos, hubiera ayudado a razonar, aunque el final hubiera sido el mismo.
Escuché ayer al presidente Correa decir que los gobiernos cantonales deben cambiar esa costumbre de arrimarse al gobierno central para que les construya obras. ¿Hasta dónde estará dispuesto a llegar en el caso de Portoviejo? 
¿No sería prudente por lo menos tomar la precaución de que no se dé paso a la ocupación del aeropuerto hasta que se tenga estudios definitivos y recursos asegurados, para que no se inicien nuevas obras sin terminar y no quedarnos sin pan ni pedazo?
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: