Actualizado hace: 424 días 15 horas 24 minutos
¡Tontos y dormidos!
¡Tontos y dormidos!
Por: Erwin Valdiviezo
[email protected]

Martes 31 Agosto 2010 | 00:00

Sí, adjetivándonos por lo que somos y representamos en estos momentos los portovejenses es la única forma en que reaccionaremos por los constantes abusos del centralismo que lenta, pero, seguramente, nos va “arrinconando” y sin que caigamos en cuenta que de seguir así en muy pocos años sólo seremos un lugar y nada más en el mapa del país.

Sólo a los tontos y dormidos se les ocurre no decir nada y más bien “allanarnos” a que (según publica ayer en El Diario) no preguntemos nada y no digamos nada ante la velada intención de cerrar el aeropuerto  de la capital de los manabitas y que nos remitamos a Quito para cualquier “inquietud”, cuando es por demás visible la intención de perjudicarnos y “callar” voces como las del administrador Armando Alcívar, quien por reclamar equipos y mejoras para ese aeródromo casi que ya lo “mandan a su casa”, sin que ninguna autoridad o representante levante su voz para no permitir más tutelajes o imposiciones.
Estamos tan “dormidos” o estamos tan miedosos (incluidos nuestros dirigentes) que, aun de ya no tener empresa eléctrica, de no tener empresa de teléfonos, de no tener la CRM (que ahora cae en cuenta el Ing. Xavier Valencia que hizo la “grande” al impulsar su desaparición), de cada vez perder más fuerza institucional y de notar que nuestros representantes en su mayoría sólo son “alfombras y franeleros”  y que no tenemos recursos por la redistribución del 15 por ciento,  y que tampoco tendremos más en el próximo año para la Municipalidad.
Tenemos que reaccionar en la capital de la provincia, porque incluso cantones más pequeños se están preocupando por planificar su futuro; y muchos ellos ya saben qué serán en 20 o 30 años; pero Portoviejo no. Y aunque resulte duro aceptarlo, esos otros cantones serán más que esta ciudad y con ello también capitalizarán el liderazgo político, la producción (riqueza) y las decisiones a las que tendrán derecho. Pero debe ser por su esfuerzo y no por la desidia, el quemeimportismo o hasta la MEDIOCRIDAD (así, con mayúsculas) en que hemos caído quienes habitamos en esta ciudad.
Es más, a quienes somos “picados” sí nos molesta, y hasta uno que otro “picotazo” ya nos hemos dado con gente de otros cantones que ha comenzado a minimizar a la capital.
Pero todo eso puede cambiar  si nos volvemos conscientes y de una vez por todas dejamos de ser tontos y dormidos  y nos decidimos a hacernos respetar y a retomar el sitial que nunca se debió perder. Y eso pasa por comenzar a ser más ciudadanos, y más rebeldes y menos cómodos y envidiosos. <

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más noticias