Actualizado hace: 32 minutos
Alexis Cuzme, poesía fresca

Permanentemente se viene hablando en Manabí de una crisis de valores en la Literatura. Personalmente no creo en las crisis, pero sí en los estados de transición que aparecen en todos los procesos literarios del mundo. Lo importante es que de verano en verano, como el vuelo de las golondrinas, aparezcan nuevos narradores y poetas. Creo firmemente que Alexis Cuzme es parte de ese nuevo despertar poético en la región. Efectivamente, he leído con respeto “Club de los premuertos”, donde el autor, apenas de 26 años, crea un nuevo lenguaje poético, sin estropearlo. Cuzme se declara un buscador de palabras al servicio de la poesía. No comete el error de colocar aretes al texto literario, lo que a veces ocurre en nuestros escenarios, cuando se monta todo un espectáculo y se escucha poca poesía.

Domingo 19 Noviembre 2006 | 19:52

Algunos críticos sostienen que la poesía por su majestad y pureza, no debe ser leída en público, sino que el lector disfrute del placer estético de acercarse al texto literario, dejando a su albedrío, el derecho de abandonar o continuar con la lectura. En tiempos de las homéricas, la lectura poética se realizaba en círculos pequeños, generalmente, según informaciones limitadas, durante el esplendor de una noche de verano. También es verdad que el material poético lo suministra el entorno, la vida cotidiana, y que le toca al poeta realizar las filtraciones hasta llegar o conseguir el deseado anhelo de belleza. Cuzme nos deja torrentes nuevos de poesía, como cuando dice: “Deambulan mis huesos perdidamente entre estos callejones. Sabes mujer, tus entrañas no pueden esperar, tus besos sabor a glande, a gemidos desentonados dentro de estas paredes”. El caudal poético siempre es insospechado, tiene un gran volumen, a veces difícil de atrapar por parte de la capacidad creativa del autor. Acaso lo más complejo será la tarea de situarse frente a un taller de Literatura, y sin ser crítico, convertirse en crítico, hasta convencerse que la obra es digna de ser leída por todos. Cuzme vuelve para entregarnos su apreciado material poético. Y dice: “No ofendamos al encuentro de nuestras carnes con glotonería lírica y estéril. Ha cesado la etapa del cortejo ¿por qué prolongar la falsedad? Seamos primitivos. Que lo anormal nos recorra sin pudorosos remordimientos. No debe oxidarnos la costumbre”. Saludos a Alexis Cuzme, al nuevo compañero en esta larga, difícil e imposible tarea de alcanzar la consagración y la gloria poética.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: