Actualizado hace: 3 horas 36 minutos
Arturo Ceballos Delgado | [email protected]
Ayuda del Guayas

Nunca he sentido tanto coraje y humillación, cuando uno de los invitados, de descendencia panameña y que trabajó en Manta por muchos años, después de la cena para celebrar las pascuas, nos sentamos cómodamente, tomando café y hablando de la sosa, impredecible e injusta política ecuatoriana; y se vino al tapete de la conversación el progreso de Guayaquil, comparado al progreso de otras ciudades ecuatorianas.

Lunes 04 Mayo 2009 | 15:59

Coincidimos que el ex-presidente Febres Cordero y su coideario Nebot, como alcaldes, son los protagonistas de este cambio; además concurrimos en el hecho que Guayaquil, con su poder económico y político, ha llevado gran parte de los dineros del estado para su desarrollo por haber tenido gran cantidad de legisladores, ministros de estados, presidentes y vice-presidentes, en la tarea de ayudar a Guayaquil en detrimento de otras ciudades entre las que se encuentran muchas manabitas, y en especial Manta. Mi coraje y humillación viene, cuando mi invitado me hizo notar que, cuando estando a cargo de un negocio en Manta, no podía creer que en las planillas para el pago de ciertos servicios, se incluía un porcentaje para ayudar a Guayaquil. Es de comprender que cosas como estas deben estar en el espacio informático "Aunque Ud. no lo crea." Los legisladores manabitas se dejaron embaucar por la mayoría de las fuerzas guayacas que representaron al PSC, PRE, PRIAN, cuya consigna no es más que defender los intereses de la provincia del Guayas. Ahora muchos de ellos nuevamente en la palestra política de candidatos por los mismos partidos, ofreciendo lo mismo de siempre. Las fuerzas vivas de los diferentes cantones manabitas y las cámaras nunca alzaron su voz de protesta; ¿cómo puede vivir un pueblo bajo semejante atropello, ofensa e indignidad? Se dice que lo único seguro en la vida es el pago de los impuestos y la muerte, por lo que no es tarde para pedir a todos los candidatos para el Legislativo la consigna de lograr y obtener, por medio de una ley especial, como pago y retribución a los largos años de contribución manabita para la ayuda a Guayaquil, el mismo porcentaje a los mismos servicios a cobrarse en la provincia del Guayas en beneficio de las carreteras manabitas, que por nuestra vecindad, turismo, comercio, nuestra mutua integración familiar será para beneficio común. Solo así podremos caminar con la cabeza en alto, reivindicarnos de tanto atropello, injusticia y deshonra. Es hora de poner un alto a la nociva ingenuidad manabita.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala