Actualizado hace: 3 horas 39 minutos
Maquillaje
Por: Freddy Solórzano

Domingo 19 Enero 2020 | 11:00

El verbo “aperturar” ha crecido como hierba mala. El lenguaje bancario lo puso en vigencia cuando le dice a un cliente que “aperture una cuenta de ahorros”.   
Desde allí se extendió en el lenguaje burocrático: “El municipio apertura una vía”, “la universidad aperturará una maestría”. 
La Real Academia Española no acepta ese “aperturar”, que lo que quiere decir es abrir. 
Solo falta que mañana su pareja, para ser sofisticada, le diga que “aperture las piernas”, cuando lo que quiere decir es que las abra.
La palabra aperturar está dentro de los términos que son llamados eufemismos, y se usan para reemplazar algo que queremos decir, pero que puede resultar duro o malsonante. Estas palabras se utilizan para suavizar o reducir las connotaciones negativas, despectivas u ofensivas. 
Lo políticamente correcto ahora es decir persona de la tercera edad, y ya no anciano. Afrodescendiente, y no negro. 
Así vamos maquillando el lenguaje.