De “nula” calificó el abogado defensor del empresario Danilo Carrera, la orden de detención de su cliente emitida por la Fiscalía.

El abogado Calixto Vallejo, dijo que la decisión del juez Renán Andrade Castillo “es inmotivada y por ende nula”.

Renàn Andrade es juez de la Unidad de Garantías Penales Especializada para el Juzgamiento de Delitos Relacionados con Corrupción y Crimen Organizado.

El pasado 24 de noviembre se ordenó prisión preventiva para el empresario, cuñado del expresidente Guillermo Lasso.

Esto tras haber sido imputado por la Fiscalía por delincuencia organizada al presuntamente haber liderado una trama de corrupción en empresas públicas.

El abogado Vallejo subrayó que la medida de privación de libertad, pedida por la Fiscalía, no tiene mérito alguno.

“Ninguno de los supuestos ‘indicios’ referidos por la Fiscalía es válido. No existe audio atribuible al economista Carrera, ni siquiera existe contrastación de su voz”, dijo a El Universo.

Según el jurista, la Fiscalía ha mentido al decir que “unos mensajes de correo electrónico, supuestamente dirigidos al economista Carrera, evidenciarían su participación en conversaciones para gestionar algún contrato, nunca obtenido”.

Vallejo dice que “una vez que ha sido concedido el recurso de apelación a la absurda e ilegal medida de privación de libertad el Tribunal que conozca el caso deberá revocar, por ser inconstitucional.

En tanto, Carrera puede acogerse a la figura de arresto domiciliario por tener más de 65 años de edad.

El juez que dictó la medida también dispuso la retención de cuentas, pólizas e inversiones con los que cuentan los procesados.

También rige la prohibición de enajenar bienes a escala nacional, con el fin de garantizar una posible reparación integral.

En el desarrollo de la audiencia, la Fiscalía señaló que la investigación se inició en enero de 2023.

Todo inició luego que se conociera, a través de un parte policial, sobre una presunta red de corrupción hecha pública por un medio de comunicación digital.

Influencia a nivel nacional

Luego de obtenidos los elementos de convicción suficientes, se determinó que existiría una estructura criminal.

Supuestamente la conformaban personas que se habrían organizado para cometer delitos en contra de la eficiencia de la administración pública.

La fiscal del caso señaló que el 30 de octubre de 2023, luego del análisis correspondiente -y debido a la existencia de hechos y personas comunes-, se acumuló a este proceso la investigación denominada León de Troya.

Con base en los elementos de convicción presentados ante el juez, se estableció que los presuntos líderes de la organización delictiva serían Danilo  Carrera y el fallecido Rubén Cherres Faggioni.

Según la Fiscalía, ellos junto con los otros integrantes de la presunta estructura ejecutaban actividades para obtener beneficios económicos de las Empresas Públicas.

Esto valiéndose de su cercanía con figuras de la política nacional.