La provincia de Manabí registra un promedio de 12,2 muertes diarias más de lo normal (19,5) en el periodo del 1 al 25 marzo.

El matemático Juan José Illingworth indicó que el número de muertes es confiable para medir el nivel de afectación del virus, mas no el contagio porque la mitad de los casos son asintomáticos y el Ministerio de Salud no tiene la capacidad para realizar la suficiente cantidad de pruebas de diagnóstico.

“Las estadísticas de contagio son palazo de ciego, lo que no se puede ocultar en cambio son los muertos. Cuando alguien fallece se tramita el certificado del INEC, que es la puerta de entrada para el trámite de la partida de defunción”, explicó.

Dijo que incluso solo toma en cuenta el número de fallecidos, mas no las causas porque conoce casos en los que los familiares pagan para que a su difunto no lo registren como muerte por COVID y poder velarlo.

“También hay subregistro porque la ley dice que si un paciente está 15 días en el hospital no se pone como causa de muerte el síntoma de ingreso, sino por lo que falleció”, sostuvo.

Illingworth indicó que la cifra de fallecidos “normal” de marzo del 2020 tiene un incremento del 5% con relación al 2019, porque recién los últimos
días registraron los muertos por la pandemia y que este número lo comparó
con el 2021.

“En Manabí lo normal es 19,5 muertos por día, pero ahora tiene 31,7 en los primeros 25 días de marzo, el exceso es 12,2 y comparado significa que hay un 63% de exceso (305)”, dijo.

Las cifras fueron tomadas del Registro Civil, indicó.