Unos 200 terrenos están en zona de riesgo en Manta



San Juan, el barrio Santa Clara y las riberas del río Burro, principalmente en el barrio Jocay, son los lugares en los que mayormente hay terrenos considerados zonas de riesgo en Manta.

Según información que maneja la Dirección de Gestión de Riesgos del municipio, son alrededor de 200 predios los que se encuentran en zonas de riesgo en toda la ciudad.

Mauro Andino, director de esta dependencia municipal, indicó que la actual administración busca que la ciudad crezca de manera sostenible y que para ello se hacen inspecciones que permiten determinar si el riesgo es bajo, medio y alto.
Dependiendo de la calificación se toman las medidas de mitigación cuya inversión y construcción correrá por cuenta de los ciudadanos.

Con el nuevo plan de  ordenamiento territorial, que está próximo a aprobarse, se está proyectando a crecer de manera más sostenible, señaló el funcionario.
“Todo el crecimiento poblacional no planificado ha generado espacios como la zona cero en Tarqui, que fue algo lamentable (en el terremoto del 2016). Entonces lo que los nuevos procesos buscan  prevenir que estos acontecimientos se repiten y que ocurran desgracias”, señaló Andino.

Uno de los terrenos, que tras una inspección municipal, fue declarado en zona de alto riesgo es el de Lucciola Holguín, residente del barrio Santa Lucía de la parroquia Eloy Alfaro.
Ella aseguró que tiene alrededor de 40 años residiendo en el sitio y que le sorprende que ahora le digan que se encuentra en riesgo cuando siempre ha cancelado sus impuestos prediales.

En casos como este, Andino aseguró que en las anteriores administraciones municipales hubo terrenos que fueron legalizados sin cumplir las normas y que es uno de los problemas que se han heredado.

El funcionario añadió también que por lo pronto no hay terrenos para reubicar a quienes viven en zonas de riesgo y que  en dichos lugares se deben cumplir con obras de remediación.

Uno de los lugares con mayor riesgo es el barrio Los Geranios.
Allí, junto a la ladera que colinda con la vía Circunvalación hay más de siete casas que se encuentran en alto riesgo por los deslizamientos.

Los dueños ya han sido notificados que deben salir y no todos han aceptado la medida. Allí se debe construir un muro para evitar desprendimiento de la ladera que se afectó con los trabajos de ampliación de la carretera.