Actualizado hace: 5 minutos
Amiga no
Por: Yuliana Marcillo

Domingo 02 Febrero 2020 | 11:00

Siempre lo he dicho: la amistad entre un hombre y una mujer difícilmente puede ser pura.  
¿Y qué es puro en esta vida? Nada. 
Todos estamos infectados. Por principio, nunca he creído en la amistad entre dos géneros sin sexo o cualquiera de sus derivados: coqueteo, “te lo propongo por si acaso” o “bebamos y veamos qué pasa”. 
Por principio, tengo pocos amigos, y ocurrió lo que tenía que pasar: en algún momento de la línea del tiempo, uno de ellos me propuso tener relaciones sexuales. 
¡Mi pana, mi dizque hermano del alma! 
Estudios a nivel internacional sostienen que tener una noche de sexo apasionado con un amigo no solo no es perjudicial, sino que podría robustecer la relación, siempre y cuando ninguno de los dos se involucre sentimentalmente. Entiéndase solo sexo. No pude concebir la idea de mi pana y yo en una cama.
Me resultaba gracioso y nada excitante, por supuesto, porque no me atraía.