Actualizado hace: 8 horas 52 minutos
Cuidado con la procesión de ofrendas
Por: PADRE LUIS GONZAGA

Lunes 20 Enero 2020 | 11:00

Usualmente en estos tiempos en muchas iglesias tenemos primeras comuniones o confirmaciones y es muy común que dentro de la misa se haga la procesión de ofrendas. Sin embargo, hay que ser cuidadosos con esta práctica y educar a nuestros catequistas y fieles. 
Normalmente, en la misa se ofrece lo que se va a consagrar. El resto no tiene sentido o está fuera de lugar. En la eucaristía se consagra, es decir, se ofrece a Dios, el pan y el vino que luego se convertirán en el cuerpo y la sangre de Cristo. Por lo tanto, lo que se debe ofrecer son las hostias y el vino. Es bonito ofrecer flores, frutas o incluso la Biblia, pero ni las flores ni la Biblia se convertirán en el mismo Jesucristo. Es por ello que no deben ser parte de la procesión de ofrendas.
Recuerdo una celebración en la cual una persona que no traía nada en sus manos, al llegar ante mí se sacó las sandalias que traía puestas y me las entregó “como signo del caminar misionero de la comunidad”. Un gesto muy bonito, pero totalmente fuera de lugar.