El irrespeto a las medidas establecidas por el COE nacional se evidencia cada fin de semana en el cantón Jipijapa, sobre todo cuando agentes de la Policía Nacional suspenden fiestas clandestinas.

Una de ellas se dio el pasado 14 de agosto en un establecimiento en la vía a Puerto Cayo. En la reunión había alrededor de 300 personas, según datos de la Intendencia.

Mientras que este último fin de semana se suspendieron dos eventos, el primero se identificó en las calles 10 de Agosto y Santisteban, la noche del viernes 20 de agosto. En el establecimiento se encontraban alrededor de 200. Y al siguiente día (sábado), alrededor de las 21h00, en la calle 9 de Octubre se alertó de otro evento que no contaba con permiso y habían unas 150 personas.

Yandri Aguayo, comisario de la Policía Nacional, informó que en estas actividades también hubo menores de edad.

“En la última suspensión se encontraron a 60 menores que fueron entregados a sus padres”, informó Aguayo.

Según se informó, las personas que organizaron las fiestas fueron notificadas, así como los establecimiento que fueron utilizados para ese fin