Actualizado hace: 27 minutos
Contra los refranes
Por: Freddy Solórzano

Martes 18 Febrero 2020 | 11:00

Los refranes pueden ser ingeniosos, pero no son verdades absolutas e incuestionables. Son frases que se han mantenido por siglos y a las que se recurre como si fueran un veredicto irrefutable. Aquello es un error, porque no siempre “cuando el río suena piedras trae”. Hay muchas veces que los chismes se riegan y al final no son más que mentiras.
Nos hemos cansado de escuchar aquello de que “en boca cerrada no entran moscas”. Bajo esa creencia, nuestras sociedades se han mantenido mudas la mayoría de las veces, cuando debieron gritar lo que les molestaba. Además, es poco probable que alguna mosca entre en la boca cuando uno hable.
Los refranes también tienen sus contrarrefranes: “Al que madruga Dios le ayuda” tiene su oposición cuando se dice que “no por mucho madrugar amanece más temprano”. Uno puede decir que “no hay mal que dure 100 años”, pero luego encontrarse con que “hierba mala nunca muere”. Así que la sabiduría popular no es tan sabia como parece.