Durante el proceso de embarazo y post parto, es importante que el cuerpo obtenga los nutrientes que tanto la madre como el hijo necesitan para llevar de forma saludable las diferentes etapas del desarrollo.

Lograr una dieta balanceada es el camino ideal para satisfacer la alta demanda de nutrientes y vitaminas que necesita el cuerpo, que en ocasiones no son suficientes y es necesario acudir a suplementos vitamínicos, según un informe de prensa del área de nutrición y salud de BASF que opera en Europa, Norteamérica, Suramérica y Asia.

Una mujer en estado de embarazo necesita nutrientes específicos para cuidar de su salud y ayudar al correcto desarrollo de su bebé. El Omega 3 y las vitaminas A, D y B son indispensables en este periodo. El Omega 3 es un ácido graso esencial recomendado para reducir el riesgo de parto prematuro. Este ingrediente ayuda a prevenir la depresión posparto y apoya el desarrollo del sistema cognitivo, nervioso y visual del bebé, destaca el informe.

“Las investigaciones han demostrado que complementar la dieta con Omega 3, desde la gestación hasta la primera infancia, es una oportunidad para promover el desarrollo del sistema inmunológico del bebé, incluso para la prevención de alergias y enfermedades inflamatorias”, explica Juan Mauricio Ortega, director de Salud y Nutrición en BASF Ecuador.

Por otro lado, las vitaminas A y B son otro ejemplo de componentes claves para el cuidado de la piel y el cabello de la madre y del bebé, así como para los procesos de desintoxicación hepática, ya que ellas contribuyen a la reproducción de glóbulos rojos y blancos. Así mismo, la vitamina B5 Esencial para el metabolismo saludable de carbohidratos, proteínas y grasas, también es requerida para la producción de neurotransmisores y hormonas. La vitamina B12 un nutriente que ayuda a mantener sanas las neuronas y los glóbulos sanguíneos previene la anemia megaloblástica que produce sensación de debilidad.

La vitamina D, por su parte, es indispensable porque fortalece el sistema inmune y es eficaz para el desarrollo saludable de los dientes, los huesos del bebé y el funcionamiento de su corazón y cerebro. La vitamina A y B contribuyen a la producción de glóbulos rojos y blancos en los pequeños, mientras que en las madres gestantes es clave para aspectos como el cuidado de la piel y el pelo.

“Es importante destacar que el uso de vitaminas y suplementos que ayuden a complementar los nutrientes en el cuerpo, durante la etapa de gestación, incluso en cualquier otra etapa, siempre deberá ir bajo el acompañamiento y supervisión del médico especialista”, recalcó el experto de BASF.