De acuerdo con Valeria Calderón, nutricionista de Oriental® Industria Alimenticia, los bowls son una solución ideal para las personas que tienen poco tiempo o con ritmos de vida acelerados, porque son prácticos y fáciles de preparar en pocos minutos. No se necesita ser un chef experto para incorporar este estilo de comida en el día a día. Por esta razón, cada vez más ecuatorianos se interesan en esta atractiva forma de alimentarse. 

Además, es un plato agradable a la vista, lleno de ingredientes saludables y coloridos, que provoca estímulos en el comensal. “Los bowls tienen una variedad de colores y texturas en su contenido, facilitando el consumo de una mayor cantidad de nutrientes para favorecer una buena salud”, afirma la experta.
 
Sobre los beneficios de los bowls:
Facilidad y rapidez:  Se pueden preparar en pocos minutos y no requieren de mucha elaboración. En el mercado incluso, existen opciones como Fideos Rapidito® en funda de 100 g., y Rapidito® Vaso de 65 gr. de Oriental Industria Alimenticia. Este último ofrece la practicidad de armar el bowl en el mismo recipiente del producto, evitando tener que buscar un plato, en caso de que estés fuera de casa. Estos productos se pueden disfrutar en sabores Pollo, Res, Gallina La Campesina, Ramen Picante, Camarón e Integral.
Ofrecen variedad: Los bowls son una gran alternativa para realizar preparaciones saludables sin caer en la monotonía. Permiten combinar variedad de ingredientes y hacer diferentes mezclas de manera saludable.
Promueven la creatividad: Estos platillos despiertan la creatividad de las personas porque los motiva a preparar opciones novedosas y agradables. Se puede jugar con combinaciones de colores, texturas y sabores distintos. 
Fortalecen el sistema inmunológico: Al incorporar varios grupos de alimentos esenciales, se puede obtener en una sola comida una gran cantidad de vitaminas y minerales. De este modo, el organismo absorbe los nutrientes necesarios para defenderse de posibles enfermedades. “Comer el arco iris es la recomendación debido a que entre más colores, encontraremos una amplia gama de beneficios que aporta cada alimento”, expresa la nutricionista de Oriental.
Ayudan a la digestión: Muchos bowls contienen un alto contenido de fibra, de modo que el proceso digestivo se fortalece.
Generan vínculos afectivos en familia: Se los puede hacer en casa con confianza y son excelentes para compartir su elaboración con todos los miembros del hogar. “Se desarrollan mejores hábitos alimenticios en los más pequeños y esto los motiva a tener una buena alimentación sin que sea algo que no les guste y lo vean como aburrido y feo. Generar el hábito desde casa ayuda a mantenerlo fuera de ella”, agrega Valeria Calderón. 
 
Sobre qué debe contener un bowl
Los bowls deben ser equilibrados e incluir los 4 macronutrientes que son muy necesarios dentro de la alimentación: carbohidratos (de preferencia complejos como pasta o arroz integral, quinua, entre otros), vegetales (se pueden servir crudos o cocidos), proteínas animales y/o vegetales, y grasas saludables como aguacate o frutos secos, evitando grasas saturadas o de origen animal. Se pueden añadir condimentos naturales o saborizantes artificiales para potenciar el sabor, y adicionalmente un toque final que agregue textura y contraste de sabores como por ejemplo pita chips o garbanzos.