En Ecuador, las empresas familiares aportan con el 39,5% de las
ventas que se generan en el país, según la Superintendencia de Compañías.

Este modelo corporativo a lo largo de la historia ha superado a todos los otros tipos de empresas en todas las regiones y sectores económicos, y sólo en el 2017 generaron un 34% más de retorno de flujo de caja sobre la inversión, según el Instituto de Investigación Credit Suisse. Su realidad en la actualidad es otra.

No solo se vieron afectadas todas las cadenas de valor sino que los ingresos se redujeron y la reducción de costos se presentaba como la única salida. La afectación de casi 17.900 millones de dólares en ventas que dejaron de generarse en el 2020 trajo consigo iliquidez de las empresas, contracción en la oferta y pérdida de empleo, pero no en todos los casos fue tan crítica, señala un comunicado de prensa.

La empresa Lumenia Ecuador, centro experto en equipamiento y seguridad vehicular en Guayaquil, creada hace 13 años, buscó la forma de salir adelante en plena crisis.

“En nuestro caso, mi hermano y yo tuvimos claro que tener que decirle adiós a uno de nuestros colaboradores no era una opción y desarrollamos un modelo de negocio para esta época que nos permitió mantener al equipo completo y continuar generando trabajo a más de 200 personas”, destacó Bradley Salazar, gerente.

Los hermanos Bradley y Daniel iniciaron la historia de Lumenia Ecuador por la pasión por los vehículos y las ganas de emprender.

Realizar esfuerzos para cumplir la expectativa de crecimiento del 64% de los directivos de empresas familiares, es una tarea en la que se necesitan realizar alianzas (directas o indirectas) efectivas. El revisar puntos de encuentro es la clave.
El turismo interno, el sector agroindustrial, camaronero y de transporte de carga son varios de los rubros de negocio que se alinean al sector automotriz.

“En nuestro caso, cualquiera de nuestros servicios (iluminación, suspensión, etc.) que se traducen en seguridad. La seguridad hoy por hoy no sólo es necesaria para mantenernos a salvo de la enfermedad, sino de la delincuencia -sea en la carretera o en la ciudad-, y también mientras nos movilizamos o cumplimos con nuestro trabajo. Ayudar a disminuir esas 3 mil muertes al año en el país por accidentes de tránsito es parte de nuestra visión, de la promesa que cumplimos en nuestra empresa”, destacó Daniel Salazar.

Los hermanos Salazar.