Este domingo 25 de abril llegará una gran llamarada solar a la Tierra.

Esta proyección se basa en los registros del observatorio de dinámicas solares de la Nasa, que detectó una llamarada solar emitida el miércoles 21 de abril.

Las llamaradas solares son explosiones de radiación de gran alcance.

Las radiaciones nocivas de una llamarada no pasan a través de la atmósfera de la Tierra ni afectan físicamente a los seres humanos en la superficie terrestre.

Pero, en algunos casos pueden perturbar la atmósfera en la capa donde viajan las señales GPS y las comunicaciones.

Debido a este fenómeno se observarán auroras boreales al norte de Estados Unidos y sur de Canadá.