Instagram es una plataforma social diseñada para mayores de 14 años, una edad que puede variar según el país, pero que busca con este límite asegurar la experiencia de sus usuarios, y por ello está trabajando en una nueva versión específica para los preadolescentes.

La compañía tecnológica ha anunciado novedades en Instagram relativas a los usuarios menores de edad, que suponen la configuración de una cuenta nueva como privada por defecto y la implementación de una tecnología con la que detener las interacciones no deseadas con adultos.

Estas implementaciones se dirigen a los usuarios de entre 14 y 18 años, y dependen en gran medida de la fecha de nacimiento que introducen cuando abren una cuenta nueva.

La compañía es consciente de que hay usuarios que mienten sobre su edad para poder tener una cuenta en Instagram, pero hoy por hoy no existe una “forma infalible de evitar que las personas tergiversen su edad”, como explica en una publicación en su blog oficial.

Por ello, están creando “experiencias” específicas para los usuarios preadolescentes, un grupo que en España engloba a los menores de 14 años, según los términos de uso de Instagram (en otros países son los menores de 13 años). Y una de esas experiencias es una versión de la red social que pueda ser administrada por los padres o tutores, y ofrezca contenidos apropiados para su edad.

Esta versión para menores de 14 años está en desarrollo y no tiene una fecha de lanzamiento. La compañía solo indica que tendrán que hacer que “sea lo suficientemente atractiva” como para que los miembros de este grupo quieran utilizarla.