El gobierno actual ha señalado que una de sus prioridades es la seguridad ciudadana y el combate a la delincuencia.

Dentro del Plan de Seguridad que preparan las nuevas autoridades, es fundamental que se revise y potencie el Servicio Integrado de Seguridad ECU 911.

Este servicio no ha funcionado a la perfección, algunas veces se ha criticado la lentitud en el despacho de las unidades requeridas en varias emergencias, pero esas fallas hay que corregirlas con capacitación, recursos humanos y tecnológicos, porque aunque existen esos errores, hay muchos más aciertos y potencialidades.

“El número único de emergencia, el monitoreo y el trabajo articulado, son positivos”.

Se conoce que actualmente existen cámaras dañadas, hay que corregir esa falla y volver a equipar e incluso ampliar las zonas monitoreadas. Este recurso sí ha contribuido con la seguridad y el esclarecimiento de hechos reñidos con la ley.

Así mismo, hay que potenciar la red de carros contra incendios, ambulancias y paramédicos. Muchos de los vehículos adquiridos para esta red fueron de mala calidad y hoy están inservibles.

Es fundamental mantener el servicio de respuesta inmediata e integral de múltiples organismos trabajando juntos.

Está comprobado que esto ayuda a priorizar y manejar mejor los recursos disponibles, sin el viejo problema de la fragmentación de esfuerzos y con un número único de emergencia.