Los problemas sanitarios que Manta viene arrastrando por décadas demandan una solución integral y definitiva, para mejorar tanto la condición de vida de las personas como la calidad ambiental y el atractivo turístico.

Las conexiones de aguas servidas al sistema sanitario, así como la evacuación de residuos industriales y domésticos a los ríos y playas, son síntomas de una agresión incontrolada al ambiente, que representan un potencial peligro para las personas, pero que también influyen en la economía local.

“Se han invertido cuantiosas cifras en soluciones parciales, cuando se necesita un plan integral”.

Por cerca de 20 años se han invertido cuantiosas cifras de dinero en soluciones parciales, pero lo que se requiere es una remediación integral que no solo involucre a las instituciones, sino también a los ciudadanos. Deben realizarse estudios y buscar financiamiento para cortar un problema que, por errores de control y planificación, se ha agravado con el paso del tiempo.

Lamentablemente, lo que pasa en Manta no es el único caso de deterioro ambiental en Manabí. Un ejemplo patético y que no deja de preocupar es la contaminación persistente al río Portoviejo, el principal recurso hídrico de la provincia.

Urgen formas de remediación, pero también estrictos planes de las autoridades para evitar que estos problemas se mantengan.

Editorial de El Diario publicado este martes 14 de septiembre del 2021 en nuestra edición impresa.