Hay que buscar mecanismos para masificar el crédito y hacerlo accesible en sectores claves, sin descuidar o poner en riesgo el sistema financiero.

No se podrá reactivar la economía sin colocar préstamos en mejores condiciones para emprendimientos y actividades financieras en curso.

Es imposible crear empleos sin un sector privado en franca producción, por eso es necesario que, especialmente, las micro, pequeñas y medianas empresas puedan conseguir líneas de financiamiento más económicas.

Es preciso, además, que se busque la forma de cumplir, lo antes posible, la oferta de campaña de brindar créditos subsidiados con una tasa del 1 por ciento de interés y largo plazo para el sector agropecuario, por medio de la banca pública. Eso incentivará la producción y generará puestos de empleo, pero, además, tendrá consecuencias directas con la seguridad alimentaria.

“Se deben eliminar muchos trámites, impuestos y contribuciones ”.

Hay que buscar las fórmulas que ataquen los problemas de fondo y las distorsiones de la economía, para que con equilibrio y sensatez, se mejoren las condiciones con las que se brinda financiamiento, sin poner en riesgo al sistema.

Es preciso que se analice prioritariamente este campo y se ejecuten, de ser necesario, las reformas o ajustes reglamentarios que permitan abaratar los créditos.

Paralelamente, se deben eliminar trámites, impuestos y contribuciones que obstaculizan los emprendimientos.