En Ecuador es necesario que se elimine la mayor parte de las barreras de entrada para eliminar monopolios y permitir la inversión con nuevos capitales y líneas de negocio.

Para el país no es conveniente que haya empresas -públicas o privadas- con exclusividad para determinadas líneas. Las barreras de entrada, en el campo comercial, son obstáculos que complican o impiden el ingreso de nuevas empresas, productos o marcas. Es decir, anulan las posibilidades de competir y, por ende, restringen la oferta a conveniencia.

Sobra decir que los más afectados con esto son los usuarios y clientes, que no tienen la posibilidad de escoger servicios o bienes de mejor calidad y precios.

Por ejemplo, la seguridad social es un monopolio ineficiente que no tiene competidores debido a las barreras jurídicas. La afiliación es obligatoria para el sector laboral, pero quienes pagan el precio de sus deficiencias son los usuarios.

“Las barreras de entrada llevan a una restricción de la oferta a conveniencia”.

Y así podría decirse de los proveedores de electricidad, agua potable, entre otros.

La competencia se convierte en un incentivo para mejorar, con lo que se tendrá una oferta de bienes y servicios más eficientes y de calidad.

Además, nuevos negocios y productos mueven la economía. La eliminación de las barreras de entrada a los negocios es, por tanto, necesaria.

Editorial de El Diario publicado este martes 10 de mayo del 2022 en nuestra edición impresa.