Se felicita al Gobierno nacional por está cumpliendo con el ofrecimiento de reabrir el Hospital de Especialidades Portoviejo (HEP) a los seis meses de ocurrido el incendio que destruyó parte de su equipamiento energético.

Esta reapertura progresiva por áreas debe continuar hasta tener al HEP funcionando a toda su capacidad, lo que no ha sucedido nunca.

Para lograrlo, la decisión política del Gobierno es fundamental. Pero no es lo único importante.

El HEP es fundamental en el proyecto de Portoviejo de convertirse en un clúster médico, que provea de servicio sanitario a parte del país y que haga que la ciudad crezca cada vez más alrededor de esta actividad.

“El hospital de Especialidades es una prioridad”.

Por ello es necesario que el HEP funcione a toda su capacidad. Para lograrlo, es necesario articular bajo un plan de trabajo los esfuerzos del Gobierno, del Municipio de Portoviejo, del Colegio de Médicos, de las universidades, de las fuerzas vivas.

No depende solo del Gobierno un funcionamiento total. El Gobierno podría cumplir con su parte, pero hace falta que haya los suficientes médicos especialistas disponibles, que la ciudad brinde las facilidades urbanas para el hospital y sus empleados, que la universidad produzca la mano de obra apropiada.

Hace más de diez años el GAD de Portoviejo planteó desarrollar un clúster sanitario. Desde entonces se ha avanzado gracias al esfuerzo del sector médico privado y de la inversión pública.

El HEP es una oportunidad de oro que hay que terminar de cristalizar, lo que tomará algo de tiempo y trabajo organizado.

Editorial de El Diario publicado este miércoles 12 de enero del 2022 en nuestra edición impresa.