Los diestros españoles David Fandila “El Fandi” y Miguel Ángel Perera serán los encargados de abrir la corrida de toros de la ciudad de Riobamba, en el centro andino de Ecuador, el próximo 20 de noviembre, anunciaron este jueves los organizadores.

El festejo, que se desarrollará en la plaza de toros “Raúl Dávalos”, es el segundo que se presenta en la temporada ecuatoriana, luego que se anunciara hace algunos días la feria “San Isidro Labrador” de Latacunga, también en el centro de los Andes del país, del 26 al 28 de noviembre.

Riobamba, conocida como la ciudad “Sultana de los Andes”, es considerada como la capital taurina de Ecuador, con una plaza de primera categoría que volverá a tener actividad taurina en su albero, tras dos años de ausencia de la fiesta.

El granadino “El Fandi” es ídolo en Ecuador, reconocido por ser considerado como el mejor torero-banderillero del mundo y por el don de saber enfrentar con arte al astado y conectar con el respetable.

Miguel Ángel Perera, por su parte, debutará en Riobamba y, según los organizadores, representa la otra cara de la tauromaquia, por su técnica, ya que es un torero clásico, de arte y estilo sobrio.

El extremeño sí tiene trayectoria en Ecuador, sobre todo por sus triunfos en la Monumental Plaza de Toros Quito, donde ya no se celebran festejos, tras una consulta popular que en 2011 prohibió en esta capital y otros municipios del país los espectáculos que conlleven la muerte del animal.

Perera también ha forjado su nombre en la Plaza de Toros “San Isidro Labrador”, de Latacunga.

Tanto “El Fandi” como Perera ocupan los primeros puestos del escalafón taurino mundial y suman su recorrido con varias tardes ya pautadas en tierra española.

Con este cartel José Luis Cobo, el principal de la empresa taurina Triana, dijo que busca afianzar la reactivación económica del sector taurino en Ecuador, pues es el organizador de las mayores ferias de renombre en el país.

A falta de concretar los nombres de un espada nacional para la corrida de Riobamba y varios matadores para la feria de Latacunga, Cobo ha despertado a la afición taurina ecuatoriana, que espera la reapertura de los cosos, cerradas por más de un año a causa de la pandemia de la covid-19.