Actualizado hace: 36 minutos
MONTECRISTI
Manifestación de fe a Virgen
FE En la procesión participaron más de 8 mil personas que coparon varias cuadras de la cabecera cantonal de Montecristi. Todos oraban y cantaban a la Virgen de Monserrate

De rodillas. Así subió la escalera de la Basílica Menor de Montecristi, ayer por la mañana, María Mercedes Carreño Giler, de Portoviejo, para cumplir con una manda a la Virgen de Monserrate.

Sábado 22 Noviembre 2008 | 20:26

Por undécimo año, de esta forma Carreño cumple con la manda a la Patrona de Montecristi, después de curarse de las heridas que tuvo en un accidente de tránsito, ocurrido en 1997. Su hijo Mauricio Quijije la acompañó subiendo las escaleras en cuclillas. En cada grada que subía agradecía a la advocación. Con la mano derecha se sostenía del pasamanos y en la izquierda llevaba varias velas encendidas. Kerly Chávez, embarazada de 8 meses, llegó a las 09h00 desde Guayaquil hasta Montecristi para estar cerca de la imagen. Soportó durante tres horas el sofocante calor para llegar hasta el santuario. "No me importó esperar tanto tiempo, sólo quiero orar ante la Virgen para que me cuide durante mi parto", dijo la mujer que se refrescaba del calor con agua. Éstas fueron dos demostraciones de fe hacia la Virgen de Monserrate horas antes de que se iniciara la procesión de la imagen, en la que participaron devotos de diferentes ciudades. Eucaristia En la misa oficializada por arzobispo Lorenzo Voltolini, ayer a las 12h30, la Basílica Menor resultó muy pequeña. Unos escucharon de pie la eucaristía y otros se ubicaron en la puerta de la iglesia para ser parte del evento religioso. Rosa Parrales, quien llegó desde Guayaquil hasta Montecristi, compró una imagen de la virgen para que sea bendecida por Voltolini. Parrales se ubicó cerca del altar para cumplir con su cometido. Es que Parrales no fue la única que llevó imagen de la Patrona de Montecristi para ser bendecida, sino que decenas de creyentes adquirieron estampas, afiches y otras reliquias para tenerlas en su casa y recordarla cada día. Procesión Siendo las 14h20 la imagen de la Virgen de Monserrate fue bajada del santuario al altar. El sacerdote Geovanny Mera le colocó a la imagen una manta beige, donada por un devoto que pidió que se omitiera su nombre. De inmediato fue resguardada por policías, catequistas, brigadistas barriales y devotos para iniciar el recorrido. Mientras bajaba de la Iglesia, Carlos Palacios, pescador de Jaramijó, tomaba una fotografía desde su celular para tener un recuerdo de la imagen. Otros gritaban: "¡Que viva la Virgen!", mientras la banda de músicos particulares entonaba piezas musicales religiosas. En los portales de las viviendas se observaban cuadros con la imagen adornados con flores. A nadie le interesó el fuerte calor que cayó ayer por la tarde en la ciudad y acompañó por más de dos horas a la Virgen en el recorrido por el pueblo que optó por quedarse para ser venerada. VOLTOLINI PIDE PRUEBASAntes de terminar la misa, el arzobispo Lorenzo Voltolini leyó un comunicado señalando que hasta ahora a la Arquidiócesis no ha llegado ninguna prueba de actos de corrupción cometidos por el sacerdote Reinaldo Franco. Informó que han pasado más de 20 días después de concederle una licencia de un mes a Franco y lo que más ha recibido la Arquidiócesis son cartas a favor del cuestionado sacerdote. Voltolini informó que con Franco se han invertido más de 200 mil dólares en obras de mejoramiento en la Basílica Menor y que esperará hasta el 30 de noviembre pruebas en su contra. "Si hasta ese día no recibo pruebas de corrupción cometidas por Reinaldo Franco, seguiremos acciones legales en contra de los mal agradecidos que creen que la limosna se utiliza sólo para festejos y defenderemos el honor del religioso", señaló Voltolini, ante el aplauso de muchos de quienes participaron de la misa.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala