Actualizado hace: 1 hora 11 minutos
Evalúan evidencia contra jóvenes por muerte ecuatoriano

Un gran jurado evalúa las evidencias relacionadas con el asesinato del ecuatoriano Marcelo Lucero, dijo a Efe Gerardo Mejía, abogado de la familia del inmigrante, quien fue víctima de un crimen racial el pasado fin de semana en Nueva York. Mejía explicó que el fiscal Tom Stoda entregó a las 23 personas que componen el gran jurado las evidencias que ha acumulado contra siete jóvenes, todos menores de edad, acusados por la muerte de Lucero, cerca de una estación de tren en la localidad de Patchogue, en el condado de Suffolk (Long Island).

Sábado 15 Noviembre 2008 | 10:37

"El fiscal presentó hoy las pruebas que existen al gran jurado", indicó Mejía, quien recordó que Stoda disponía de 120 horas tras el momento de las detenciones para entregar la evidencia. El abogado defensor junto al cónsul ecuatoriano en Nueva York, Jorge López Amaya, y el representante de la Secretaría Nacional del Migrante en esta ciudad, Luis Moreno, se reunieron el jueves con Stoda para pedirle que se eleven los cargos a los jóvenes, de homicidio involuntario a asesinato en segundo grado. Las autoridades ecuatorianas, así como activistas pro inmigrantes, quieren que "todo el peso de la ley" caiga sobre el grupo, que había salido "en busca de mexicanos" cuando encontraron a Lucero y su amigo Ángel Rojas, quien consiguió huir y alertar a la policía. El fiscal -según Mejía- les dijo que no iba ni a reducir ni a elevar los cargos contra los jóvenes, uno de ellos latino, y que lo dejaría en manos del gran jurado, que puede hacer esa recomendación tras evaluar la evidencia. Lucero, de 38 años, murió tras ser apuñalado por uno de los siete jóvenes, quienes serán juzgados como adultos. Los jóvenes son acusados de ataque de pandilla por odio racial o étnico y, uno de ellos, Christopher Overton, de 16 años, enfrenta además el de homicidio por haber sido quien presuntamente apuñaló a Lucero, cuyo cadáver será enviado la próxima semana a Ecuador. El gran jurado escuchó además la declaración de Rojas sobre lo ocurrido esa noche, quien logró huir y notificó a la policía de la agresión, así como el testimonio de testigos presentados por la policía y que se desconoce quiénes son, explicó el abogado. La muerte de Lucero, que trabajaba en una lavandería, ha causado gran preocupación entre inmigrantes y activistas que hoy celebraron una vigilia en el lugar donde murió. La mayoría de la población inmigrante en el condado de Suffolk, al que pertenecen Farmingville y Patchogue, es de origen mexicano, seguida por centroamericanos y suramericanos de diferentes países. EFE
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala