Actualizado hace: 3 horas 19 minutos
Daysi Ruiz Sánchez
La ULEAM: 23 años de fructífera labor

Fue un 13 de noviembre de 1985 cuando la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí se crea para desempeñar un rol preponderante en el quehacer académico, científico, socio-económico y administrativo, en función del desarrollo de Manta, Manabí y el país. Pero fue un 9 de marzo de 1968 cuando empezó como extensión universitaria, Vicente Rocafuerte; desde esa fecha cuenta con 39 años de funcionamiento.

Jueves 13 Noviembre 2008 | 20:07

Conseguir que la universidad esté en el sitial que se encuentra no fue nada fácil, fue una obra titánica de ilustres manabitas, con el doctor Medardo Mora a la cabeza, que lucharon incansablemente hasta lograr su objetivo. Fue un proceso histórico, muy arduo y tesonero para llegar a su meta final; y ahí la tenemos, majestuosa, educando, formando, moldeando (como los escultores moldean y cincelan la roca en bruto) a sus estudiantes para que lleguen a ser buenos profesionales en las diferentes áreas del conocimiento. Hay que reconocer en los ciudadanos que participaron en la lucha anhelos, sacrificio y desinterés por tener una universidad en la ciudad de Manta; fue algo admirable, porque en la provincia sólo existía la Universidad Técnica de Manabí (UTM.). Y fue a partir de esa época que la provincia comienza a tener un despegue de desarrollo académico e intelectual, graduando a hombres y mujeres en los distintos campos del saber. Es un orgullo para Manta, Manabí y la patria tener un centro de estudios superiores respetable en el área de la cultura, la investigación y las ciencias en general; por eso, todos los que trabajamos en ella debemos sentirnos orgullosos de pertenecer y ser parte de su planta de empleados, ya sea en la docencia o en el área administrativa. La universidad, junto a sus profesores, empleados, trabajadores y estudiantes, es una institución que ha consolidado los cimientos para el desarrollo productivo de Manta, Manabí y el Ecuador. El doctor Medardo Mora ha luchado y sigue luchando con esmero y patriotismo para que la universidad siga creciendo, desarrollando su infraestructura y su nivel académico; y quedará para la historia como un ciudadano sacrificado y preocupado en el quehacer educativo. Y todos los que lo conocemos sabemos que no ha arado en el mar, que su sueño se ha cumplido. Por eso quiero rendirle en este día, muy especial, un homenaje a la universidad; y al doctor Medardo Mora, las sinceras felicitaciones por ser el artífice de esta importantísima obra que ha llenado de gloria a los manabitas. Viva la Universidad en sus 23 años de creación.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala