Actualizado hace: 3 minutos
Pobladores tranquilos pese a actividad del Reventador

El volcán Reventador, situado a 90 kilómetros al este de Quito, mantiene una incesante actividad eruptiva con frecuente emanación de lava que ilumina las noches del norte de los Andes de Ecuador, pero no atemoriza a los vecinos del coloso. El volcán comenzó el sábado un nuevo pulso eruptivo con bocanadas de vapor de agua y ceniza y estallidos de rocas de fuego que salen de su cráter, a 3.700 metros de altura.

Lunes 10 Noviembre 2008 | 17:09

La nube de vapor y ceniza se ve a kilómetros de distancia y amenaza con expandirse hacia la capital, motivo por el que ayer se suspendieron las operaciones en el aeropuerto de la ciudad. Desde un claro entre las colinas circundantes, que permiten una panorámica privilegiada de los ríos de lava, la nube se asemeja a un hongo de explosión atómica. En el pueblo más cercano al volcán, que lleva el mismo nombre de la montaña, la población está tranquila, pese a que las explosiones del sábado causaron un gran estruendo, dijo a Efe un testigo de los primeros momentos de la erupción. Los ríos de lava y los materiales piroclásticos (rocas candentes) se desplazan en dirección opuesta al caserío, donde sus habitantes aseguran que se han acostumbrado a convivir con el coloso. Aun así, el poblador indicó que si el Reventador incrementa su actividad los habitantes de la zona "tendrán que salir corriendo". María Sisalema, una vecina de la localidad, manifestó que las explosiones causaron preocupación porque se escucharon "muy fuertes", pero tras comprobar que la erupción volvía a ser parecida a la de otras ocasiones, a las que "ya estamos acostumbrados", retornó la calma. En 2002, recuerdan los vecinos de la localidad Reventador, el pueblo tuvo que ser evacuado ante el peligro de que una poderosa erupción pusiera en peligro sus vidas. Ahora, dicen, ya no le temen al volcán, que se ha convertido en atractivo turístico, y en foco de atención de la prensa y los científicos. La actividad del Reventador se caracteriza por generar sismos leves internos relacionados con el movimiento de fluidos en su caldera, que ha saturado los sensores ubicados en sus cercanías por los científicos del Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional, que lo vigilan de cerca y permanentemente. Además, el IG ha detectado un tremor o temblor constante, lo que hace suponer que esta etapa eruptiva se podría mantener por algún tiempo. No obstante, el IG ha descartado que pueda presentarse una erupción explosiva y violenta, como la de noviembre de 2002, ante lo cual la Dirección de Defensa Civil (Protección Civil) ha desplegado un plan contingente de seguridad en las provincias andinas de Pichincha, (con su capital Quito) e Imbabura, y las amazónicas de Napo y Sucumbíos. El Reventador y el Tungurahua, en el centro de los Andes ecuatorianos, son, actualmente, los volcanes más activos de Ecuador, un país en el que existe más de medio centenar de coloso y que se encuentra en el denominado "Cinturón de Fuego del Pacífico".
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala