Actualizado hace: 14 horas 8 minutos
Infierno carcelario en Ecuador
Infierno carcelario en Ecuador
Por: Universi Zambrano Romero

Domingo 07 Marzo 2021 | 11:22

 No es cosa fácil escribir sobre  la masacre perpetrada en las cárceles de Guayaquil, Cuenca y Cotopaxi. Estos hechos nos avergüenzan ante la comunidad internacional. ¿Por qué tanto salvajismo, tanta barbarie en Ecuador?, se preguntarán en el exterior. La respuesta no es fácil. Existen tantos factores difíciles de identificar.

En el sistema carcelario, la palabra “rehabilitación” resulta una sorna, una ironía.  Penosamente las cárceles son controladas o administradas por individuos impreparados e improvisados, son burócratas que solo buscan devengar un sueldo o enriquecerse fácilmente cohonestando todo género de delitos como permitir el ingreso a los recintos carcelarios  de teléfonos celulares, armas de todo tipo, droga, etc.
No es la primera vez que censuramos la complicidad de los llamados “guías penitenciarios”, son las celestinas del crimen, el desorden y la indisciplina. En las cárceles de todo el país más poder tienen los llamados “caporales” que someten a los internos a sus caprichos, abusos y extorsión.   Cómo se puede justificar que desde las cárceles se ordenen secuestros, asesinatos, vendetas y todo género de delitos. En países como El Salvador existe un cerco tecnológico para bloquear a quinientos metros de las cárceles la comunicación telefónica. Por qué no se ha hecho algo similar en el país. Hay desidia, desconocimiento, complicidad...
El hacinamiento se debe al auge de la delincuencia y a que los jueces, contraviniendo lo que dispone el COIP, ordenan prisión preventiva a cualquier ciudadano indiciado presuntamente por el cometimiento de un delito. Mientras el propio COIP e instrumentos de derechos humanos disponen que la prisión preventiva debe ser la excepción y no la regla. Cómo se explica que existen individuos reincidentes que tienen en su historial varios juicios, a pesar de ello gozan de libertad y siguen delinquiendo.
Considero desafortunada la declaración del presidente de la República al decir que la criminalidad existente es por la salida de la Base de Manta; en Colombia existen 7 bases similares y a pesar de aquello, el narcotráfico sigue muy campante. La supresión de la base fue un acto de dignidad y soberanía en cumplimiento de lo que dispone el artículo 5 de la Constitución, aprobada por el pueblo ecuatoriano en referéndum.
Una posible solución: Los internos deben trabajar; a aquellos que no representen peligrosidad se los debe ubicar en granjas agrícolas, bajo el régimen de semilibertad, o a realizar trabajos  en obras públicas, limpieza de caminos,  que se les asigne un sueldo para que con esos ahorros, puedan iniciar una nueva vida cuando cumplan la pena. Lo importante es mantenerlos ocupados. El ocio es el padre de todos los vicios.
 
Universi Zambrano Romero
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: