Actualizado hace: 18 días 3 horas 50 minutos
Julio Lenin Hernández Luna
Política: ciencia y arte para servir

Con las incongruentes calamidades que afectan al orbe y a nuestro país han surgido politiqueros, no políticos, que han lucrado esta noble actividad. Hay miopía y tortuguismo para luchar y erradicar a la corrupción rampante, audaz y violenta.

Sábado 06 Marzo 2021 | 04:00

De la filosofía griega con Sócrates, Platón y Aristóteles recibimos cátedras magistrales para utilizar honestamente la política para servir a los demás, no a sí mismos. Los representantes del “pueblo” equivocaron procedimientos. La gloriosa Revolución Francesa, al darnos Igualdad, Libertad y Fraternidad, forjó la democracia en la triada Ejecutiva, Legislativa y Judicial que éticamente aplicadas nos permiten gozar de equidad social, económica, cultural, sanitaria, educativa, laborales con oportunidades para progresar todos.
Así se concibió la política, gozar las ambrosías del paraíso terrenal sin que estemos muertos allá en la viña del Señor. 
Quienes se autodefinen como políticos deben cambiar sus actitudes nefastas si es que tienen conciencia.
Los pocos que se escapan a esta triste realidad constituyen para el futuro la “reserva moral” Se debe ilustrar en los centros parvularios, jardines de infantes, escuelas, colegios y universidades a las nuevas generaciones para dirigir los destinos populares en la Patria, siguiendo el ejemplo diáfano del mejor ecuatoriano de todos los tiempos, Gral. Eloy Alfaro Delgado.  
Los mandatarios deben velar por el bienestar físico, social y emocional de la sociedad, pero hoy este propósito unos lo han desviado y otros perdido. Ellos y ellas solo se enfocan en cosas superficiales, no dirigen con moral y sabiduría los actuales y los venideros problemas, como la violencia delincuencial dentro y fuera de las cárceles, erradicación del uso de armas, el maltrato a mujeres y menores; la pandemia sanitaria; la crisis económica; la falta de fuentes de trabajo, el pago de intereses usureros a bancos privados y estatales, financieras, cooperativas de ahorro y crédito, mutualistas. Se acusan mutuamente de corrupción, dejan al pueblo indefenso luchando desesperado por sobrevivir. La situación está insostenible.
No imitemos los malos ejemplos, sino los buenos de la democracia norteamericana y de otros países como lo comentan valientes periodistas de la cadena televisiva CNN. Para esta segunda vuelta, si es que se da, “abramos bien los ojos y las mentes antes de votar en esta relativa y endeble democracia”.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala