Actualizado hace: 18 días 3 horas 12 minutos
Keyla Alarcón Q
Salud mental

La pandemia de COVID ha limitado nuestra libertad y con ésta la mayoría de actividades que solíamos realizar para equilibrar la salud física y mental: deporte, paseos familiares, reuniones con amigos, fiestas, el abrazo fraterno, asistir a la escuela u oficina, disfrutar del cine, entre otras que permitían alimentar la necesidad espiritual de compañía y el intercambio de información y sentimientos.

Miércoles 03 Marzo 2021 | 04:00

Hoy, a esa falta de albedrío, se suma el miedo al contagio y la inseguridad sobre qué acarreará el futuro pues la situación económica fluctúa, trayendo consigo altibajos en las empresas, negocios y emprendimientos. 
Una gran mayoría de personas en el mundo está sufriendo soledad, estrés, angustia, depresión y otros estados psicológicos negativos; de hecho, los expertos en salud indican que la crisis mental es una de las consecuencias más impactantes de la pandemia, de allí el alto índice de suicidios y violencia intrafamiliar.  Gaceta Médica revela que estudios realizados por galenos de Reino Unido apuntan a que la nueva pandemia será el conjunto de trastornos de la salud mental, con principal incidencia en quienes ya padecían éstos, además de la adopción de hábitos como abuso de drogas y alcohol, autolesiones, ocupación del tiempo en juegos de azar y otras prácticas poco saludables. Lamentablemente, el distanciamiento social no permite realizar terapias o actividades sociales que son, en su mayoría, las que permiten aliviar las tensiones emocionales.  
La sugerencia de los médicos es trazar una ruta terapéutica personal que implique mejores hábitos alimenticios, la práctica del deporte e incrementar la calidad de sueño, lo que beneficia a la reparación emocional y psicológica.  
Todavía estamos en tiempos impredecibles y no tenemos el control sobre factores externos; sin embargo, podemos intervenir desde lo individual con resiliencia y perdón hacia uno mismo, confiando en nuestras capacidades y creatividad para solventar la crisis, encontrando oportunidades donde antes sólo veíamos quebrantos y alimentando nuestra mente y corazón con positivismo.  
Por otra parte, que increíble que muchas aplicaciones digitales nos permitan acceder a terapias y programas de salud mental a bajo costo o gratis, las que pueden coadyuvar en la ansiedad, la depresión, la ansiedad y el insomnio, con modelos de apoyo interactivos, meditación guiada, charlas de psicólogos, entre otras herramientas a las que llegamos con un click desde el móvil.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala