Actualizado hace: 14 horas 25 minutos
Michael Frederic Feldman
¿La luz al final del túnel?
  • Después de cometer bastantes errores desde el inicio de la pandemia, Estados Unidos finalmente está haciendo algo bien, aunque nadie sabe qué es. Todos saben que Estados Unidos ha tenido la mayor cantidad de casos y muertes en el mundo, medio millón de muertes, más que la Primera y Segunda Guerras Mundiales y la guerra de Vietnam juntas. Sin embargo, desde hace un mes, las nuevas infecciones en EE.UU. han bajado de 300.691 por día a 71.802, y las muertes de 3.930 a 1.831.

Martes 02 Marzo 2021 | 04:00

Los científicos dicen que podría ser un espejismo y no debemos relajarnos o bajar la guardia (o las mascarillas). Diferentes expertos han apuntado al menos a 5 posibles razones para la rápida reducción de casos. 
1) Muchos virus como la influenza o el resfrío son estacionales y aumentan en el invierno cuando las personas permanecen encerradas. Es posible que COVID-19 esté disminuyendo a medida que disminuye el invierno en América del Norte.
2) Ahora casi todo el mundo conoce a personas que se han contagiado y la mayoría conoce a alguien que ha fallecido. Hay recordatorios constantes de la importancia de las mascarillas, la ventilación y el distanciamiento. Quizás la gente esté finalmente escuchando. Mucho dinero se ha gastado en ventilación, plexiglás e infraestructura anticontagio. 
3) Hasta la fecha, más de 50 millones de ciudadanos estadounidenses han recibido al menos una dosis de una de las 3 vacunas aprobadas hasta ahora. Casi todos los residentes y empleados de los asilos de ancianos, un foco de infecciones y muertes, han sido vacunados.
4) Estados Unidos tiene 30 millones de pruebas positivas, y los científicos estiman que por cada una hay 4,2 de otros casos a los que nunca se les realizó una prueba. Esto significa que podría haber 120 millones de estadounidenses con inmunidad post infección más 50 millones vacunados. Esto está cerca del nivel en el que los epidemiólogos dicen que el virus comienza a disminuir por falta de personas nuevas para infectar.
5) Los virus mutan constantemente. Los científicos se preocupan por las variantes mortales, pero algunas variantes exitosas son menos letales. Desde el punto de vista del virus, matar a su anfitrión no es una buena estrategia para propagarse. Las mutaciones que hacen que el virus sea menos letal podrían estar volviéndose más comunes.
Probablemente estamos viendo una combinación de estos factores bajando los niveles de COVID-19, pero nadie lo sabe con certeza. Podría ser una ilusión cruel mientras el virus evoluciona a nuevas formas de evitar nuestras vacunas y medidas de protección. Las respuestas están en la ciencia, pero si cree en un poder superior, sería un buen momento para rezar para que realmente haya luz al final del túnel.
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala