Actualizado hace: 17 días 6 horas 26 minutos
Manabí, ¿fuerte invierno?
Manabí, ¿fuerte invierno?
Por: Enrique Delgado Coppiano

Sábado 27 Febrero 2021 | 04:00

Los que hemos vivido algunos años, que nos acercan a los verdaderos duros inviernos que fueron siempre fuertes, demostración natural en el siglo 19, no tenemos asombro alguno de las copiosas lluvias que en esta estación se vienen presentando. Ellas eran el manto que cubría por los años 1800 y 1900 a toda nuestra provincia.

Ciudades como Portoviejo con su centenario Colegio Olmedo, Rocafuerte con su conventual Colegio Religioso de Madres Oblatas, Chone con sus escuelas de niñas Abdón Calderón y el Normal Eugenio Espejo, eran pequeñas localidades que no tenían accesos de vías estables y sin embargo hasta esas aulas tenían que acercarse, año tras año, cientos de padres de familia que conducían a sus hijos, niños y jóvenes, a recibir el sacrosanto manto de la educación. 
Poco a poco otros cantones como Jipijapa, Manta, Sucre, fueron recibiendo el hábito de obtener instrucción para sus niños y jóvenes y los establecimientos educativos florecían en todos los cantones manabitas, con veranos cortos e inviernos impetuosos, como en este año vemos las crecidas del río Portoviejo, del Carrizal, del Chone, que las ciencias han ido conteniendo en represas que retienen el líquido vital para usarlo bien en los días veraneros. 
Aplaudimos el buen invierno, eso es vida y esperanza en tierras de laboriosos montuvios campesinos. 
De seguro, los buenos inviernos se traducirán en mejores condiciones de producción para el sector agropecuario, y esos beneficios dinamizarán otros sectores de la economía provincial, para beneficio colectivo.
Los sistemas de almacenamiento de agua y riego, debidamente abastecidos, alimentarán los sembríos en los meses de verano, cuando la escorrentía de los ríos disminuye y las albarradas empiezan a bajar de nivel.  No olvidemos que ninguno de los caudales de Manabí es permanente y, por lo contrario, su mayor o menor volumen de agua se da con las lluvias. Sería beneficioso que se ejecutaran los proyectos inconclusos o en espera del Plan Hídrico de Manabí, para garantizar un permanente abastecimiento a la provincia.
El trabajo constante es herencia de nuestros ancestros, tenemos que aprender a usarlo, como lo hizo Alfaro, el Viejo Luchador, que logró unir Costa y Sierra con un tren que hoy debe ser modernizado y cuyo pitar sería símbolo del mejor vivir de costeños, serranos, montuvios e indígenas de todas las regiones de la Patria.  
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: