Actualizado hace: 5 horas 35 minutos
Otra campaña es posible

Lunes 22 Febrero 2021 | 09:33

 Una vez, hace unos años, una señora comentaba que alguna vez en Guayaquil, cuando era adolescente y ni siquiera votaba, iba en un bus y se subió un grupo de chicos en Urdesa (barrio aniñado), estaban a punto de haber elecciones y le preguntaron por quién estaba, dijo que por Borja en plena metrópoli Febres-corderista, ellos comenzaron a agredirla verbalmente.  Hoy es común que en los chats o en los face, se encuentren mensajes ofensivos hacia candidatos-as o hacia los propios electores de alguna tendencia política. También se escucharon varias grabaciones en redes sociales en las que empresarios amenazaban con despedir a quienes no envíen la foto de su voto por X candidato.  Existen quienes acusan a los que votan nulo o blanco de ser irresponsables porque dejan en manos de otros la decisión de quién gobierne el país.  Obviamente también hay formas de prepotencia, como las insinuaciones de que quienes no están con x / y candidato, son tontos, ignorantes o simplemente pobres, como lo dijera algún fundador de alguna universidad de status de Quito, que propuso que los pobres no deberían votar, porque ellos sólo querían joder al resto porque ellos estaban jodidos.

Este tipo de actitudes son muestra de varias cosas, entre ellas son pensamientos egocéntricos, este es un concepto planteado por Piaget y que caracteriza una de las fases del desarrollo del pensamiento infantil, en el que se evidencia que los niños tienden a centrarse en un aspecto de una situación y a invisibilizar el resto de aspectos, ello hace que únicamente contemplen el mundo sólo desde su perspectiva personal y por tanto creen que las otras personas ven, escuchan y sienten lo mismo que ellos.  Lamentablemente algunos adultos parecen haberse estancado en dicha etapa.
Este tipo de situaciones, comentadas en el primer párrafo, también muestran un sentimiento de superioridad, personas que se creen más inteligentes, honestas o responsables que los que no votan por su candidato. Esta falta de empatía, de ponerse en los zapatos del otro y de tratar de entenderlo, es lo que origina violencia política, discriminación y exclusión, graves fenómenos sociales que no deben prosperar en sociedades medianamente modernas, deseosas de vivir en paz.
Sería importante que en lugar de mensajes tan bochornosos como los vistos en la campaña reciente, se identifiquen con claridad las propuestas que están planteando los candidatos, deberían compararlas y descubrir semejanzas y diferencias, para al final determinar cuál es la que posibilita mayor desarrollo para el país basado en la equidad y justicia social. 
 
Tamara Briones
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: