Actualizado hace: 37 minutos
Las vacunas, la escasez y Manabí
Las vacunas, la escasez y Manabí
Por: Walter Andrade
[email protected]

Lunes 01 Febrero 2021 | 09:08

 Cuando llegaron las vacunas, lo más esperado en estos tiempos, se dispuso distribuirlas de inmediato en Quito, Guayaquil y Cuenca. No se pensó en Manabí. Cuando se crearon los Conservatorios de Música fiscales que existen en Quito, Cuenca, Guayaquil y Loja, lo cito a manera de ejemplo, tampoco se pensó en Manabí, a pesar de la importancia poblacional y productiva de la provincia. Y así se podrían nombrar muchos casos en muy variadas materias, desde la salud hasta el deporte. 

A lo mejor esta costumbre  de considerar a Manabí como provincia no prioritaria, proviene desde la misma fundación de la República. Al fin y al cabo, lo que es hoy Ecuador constituía el Distrito Sur de la Gran Colombia que estaba integrado por tres departamentos: Quito, Guayaquil  y Azuay, y desde esa época, a veces lo pienso, los gobernantes de turno tienen la fijación mental que ese es el orden de prelación para la inversión pública. 
Pasan los años y una publicación digital afirma que “ ...Una máxima popular de la política ecuatoriana asegura que no se puede ganar la Presidencia sin lograr el apoyo de las provincias con más electores como Guayas, Pichincha y Manabí. A primera vista, esto puede ser cierto, tomando en cuenta que estas provincias concentran más de 6,6 millones de votantes, o el 50% del padrón electoral habilitado para el proceso de 2021...”.
De acuerdo a esta información, Manabí es vital para quien aspire a ganar las elecciones. Por  supuesto que este dato lo conocen de memoria  los candidatos y, como lo saben, nos ofrecen el oro y el moro. El problema es que cuando alcanzan el poder, sus prioridades son otras porque caen en la cuenta, como ocurre en muchos países, que tienen que administrar la escasez de recursos excepto en casos especiales cuando existe una elevación abrupta de los precios, como ocurrió con el barril de petróleo en los años de Correa. Y en escasez,  los grupos de presión, que no están precisamente en Manabí, ejecutan su trabajo para que la inversión pública llegue a donde ellos están. 
Manabí, en esta ocasión, tiene a uno de sus hijos como candidato a la Presidencia. Creo que es el primero después de décadas. De ganar, claro que tendrá que administrar la escasez de ingresos, también tendrá que comprar vacunas y establecer prioridades. Pero el tema es que el candidato manabita sí conoce nuestras más sentidas necesidades y nos colocará en la lista de prioridades.  
 
Walter O. Andrade Castro 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: