Actualizado hace: 22 minutos
Falta de oxígeno multiplica muertes en el interior de la Amazonía de Brasil

Martes 19 Enero 2021 | 18:30

La falta de oxígeno para atender a los pacientes con covid-19 en el estado brasileño de Amazonas, que vive un grave colapso sanitario desde la semana pasada, se ha ensañado principalmente con los municipios del interior de la Amazonía, en donde al menos 14 personas han muerto por asfixia.

La operación montada por el Ministerio de Salud y las Fuerzas Armadas de Brasil para atender el grave déficit de oxígeno en Amazonas ha beneficiado casi que exclusivamente a Manaos, la capital regional y desde donde se tendría que abastecer con el vital elemento a los municipios del interior.
Pero el oxígeno enviado a Manaos solo ha alcanzado para atender los hospitales de la mayor ciudad de la Amazonía y no está siendo distribuido, denunció este martes la Alcaldía de Coari, un municipio del interior en el que siete pacientes con covid-19 murieron este martes de asfixia por falta de cilindros de oxígeno.
Otros siete pacientes, todos de la misma familia (la bisabuela, dos abuelos, dos padres y dos tíos), murieron también de asfixia por falta de cilindros de oxígeno en Faro, un municipio del vecino estado de Pará que, por su proximidad a Manaos, es abastecido vía fluvial desde la capital de Amazonas.
Según un comunicado de la alcaldía de Coari, que dista 450 kilómetros de Manaos por vía fluvial, los pacientes estaban ingresados en el Hospital Regional y estaban a la espera de 40 cilindros de oxígeno que debían llegar el lunes, lo que no ocurrió debido a que el avión en que eran transportados hizo una escala en la ciudad de Tefé y no pudo seguir su recorrido.
La alcaldía de Coari atribuyó la responsabilidad de las muertes a la falta de planificación de la secretaría de Salud de Amazonas y dijo que al menos 200 cilindros de oxígeno de esa ciudad están retenidos en Manaos a la espera de ser recargados.
De acuerdo con la municipalidad, la secretaría regional de Salud ha privilegiado el abastecimiento de los hospitales de Manaos e ignorado las necesidades de los municipios del interior.
El colapso en Manaos también ha tenido reflejos en Tefé y Sao Gabriel da Cachoeira, ciudad aisladas en medio de la Amazonía y en donde la organización no gubernamental Médicos Sin Frontera (MSF) montó hospitales de campaña para atender a pacientes con covid-19.
MSF: "HAY GRAN NÚMERO DE RELATOS DE PERSONAS MUERTAS POR ASFIXIA"
"Lo más grave de la crisis es que la capacidad de Manaos para producir oxígeno atiende tan sólo la tercera parte de la actual demanda y deja a los hospitales sin condiciones de ofrecerle el insumo a los pacientes, con un gran número de relatos de personas que mueren por asfixia", dijo Médicos Sin Fronteras en una nota.
De acuerdo con la organización internacional, esa crisis ya se refleja en las ciudades del interior del estado "y las consecuencias pueden ser igualmente devastadoras".
La organización dijo haber donado 50 cilindros de oxígeno al Hospital Regional de Tefé pero que no ha sido posible recargarlos en Manaos.
MSF dijo igualmente que el número de hospitalizados en Sao Gabriel da Cachoeira se quintuplicó en la primera semana de enero con respecto a finales de diciembre y que ese aumento también hace temer un agotamiento del oxígeno disponible.
Con más de 232.000 casos y 6.300 muertes por covid-19, el estado de Amazonas vive un grave colapso sanitario desde la semana pasada no solo por la escasez de oxígeno sino también de camas para el creciente número de pacientes.
La situación obligó a la Gobernación a declarar toque de queda de once horas diarias y al Ministerio de Defensa a montar una operación con aviones militares para transportar oxígeno hasta Manaos y trasladar pacientes con covid-19 a otras ciudades.
Según el gobernador de Amazonas, Wilson Lima, el consumo de oxígeno en los hospitales de este estado subió desde un promedio de 15.000 metros cúbicos diarios a finales del año pasado hasta 76.000 metros cúbicos diarios esta semana, y White Martins, la única empresa abastecedora en la región, solo tiene capacidad para producir 28.200 metros cúbicos por día.
Las escenas de correrías en hospitales, médicos desesperados y agotados, cementerios desbordados y familiares de pacientes implorando por oxígeno o comprándolo en el mercado negro han generado una intensa movilización en todo Brasil, y diversos artistas, futbolistas y grupos sociales han financiado y organizado cargas de cilindros de oxígeno para ser enviados a la Amazonía.
Brasil, con 210 millones de habitantes, es uno de los epicentros de la pandemia; el segundo país con más muertes en el mundo por covid-19 después de Estados Unidos, con más de 211.000 fallecidos, y el tercero con más contagios, con 8,57 millones de casos.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala