Actualizado hace: 11 horas 5 minutos
Jacinto García Delgado
Chisme político

Jueves 26 Noviembre 2020 | 04:00

 Así de sencillo… Chisme es todo rumor falso con que se pretende hacer daño a otro ser o enemistar a una persona con otra. No vive aislado de los diversos conglomerados humanos, sino que está presente en cualquier reunión o fiesta familiar, velatorio, cancha deportiva,  taller de mecánica, terminal terrestre, lugares públicos para beber licor, tiendas comerciales, parques y especialmente en los diferentes grupos políticos.

Frente a esta realidad, los líderes y dirigentes de los partidos políticos a nivel nacional, provincial, cantonal y parroquial, deberán desterrar de su propio entorno a los chismosos y cuenteros falsos que pretenden desplazar  al empleado gubernamental verdadero, llamado también servidor público, por mantener la verdad como principio de lealtad.
El apóstol Santo Tomás en algún lugar del planeta Tierra dijo: Ver para creer. En otras palabras, las cosas hay que decirlas tal y cual como son, no decirlas es caer en el ancho y largo camino del chisme.
De ahí que la noticia oficial verdadera difundida por los medios de comunicación de renombre y prestigio, fama y popularidad, acreditados y certificados conforme lo exige la tecnología moderna actual merece ser aceptada y propagada con satisfacción por el público lector, oyente y televidente. Pero qué se puede decir de la información de dudosa procedencia proporcionada por sujetos que se pasan las horas del día en la calle viendo lo que el otro hace.
Ante esta verdad, fácil es formularnos la siguiente pregunta: ¿Quién es más chismoso? ¿El que inventa alguna patraña en contra de alguien o, el que antes de comprobar su autenticidad lo difunde?  El que te contó lo que a él le contaron o, el que lo escucha y lo afirma como si hubiese estado en el mismo lugar del hecho.
No hay que olvidar, convertirse en cizañero es el punto desastroso  más crítico que le puede suceder a todo humano, peor si tan fatal acto encierra un humanismo antihumano, no solo porque trata de destruir la existencia de éxitos y triunfos conquistada con humildad y sencillez, sino de arruinar la superación económica lograda a base de sacrificios, responsabilidad y temple.
Hoy por hoy, frente a los mismos cuadros de chismeadores que se han venido multiplicando, aun cuando poco o nada le importa soltar la lengua para herir la personalidad de cualquiera. Histórica es la posición del que considera la chismografía como un acto fuera de la ley.   
 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: