Actualizado hace: 8 minutos
Un octubre y un bicentenario empobrecidos

Jueves 29 Octubre 2020 | 08:53

Llegamos a la fecha gloriosa de independencia de Portoviejo, ciudad bicentenaria, en una época de pandemia en la que se dejó de hacer mucho para salvar vidas humanas, lo cual, obviamente, fue lo más importante que se realizó y que incluso se sigue haciendo, porque aún se mantiene el control de este virus que ha puesto en jaque al mundo entero. 

Esta ciudad bicentenaria demuestra su progreso en medio de esta emergencia, a tal punto que hoy se le atribuyen ciertos calificativos que la hacen sobresalir en medio de otras ciudades del país.
De allí que los grandes logros nacen de grandes sacrificios y nunca son frutos del egoísmo. Es bastante que no se pierda la fe y estar conscientes de que los mejores comienzos vienen después de los peores finales.
Como obra pública, el GAD Municipal, entre otras obras ejecutadas, nos entrega las instalaciones de una edificación moderna y funcional para la empresa Portovial, a la que con todo respeto me permito sugerirle a su esmerado gerente, ingeniero Gustavo Barrera Plua, que arborice adecuadamente toda el área con especies botánicas que no solo den sombra, sino también que armonice con plantas decorativas ornamentales que den una mejor vistosidad a las edificaciones emplazadas en esa área y que planifique la construcción de establecimientos comerciales que generen ingresos para la empresa, tales como lugares de comida y de bebida, capaz que los acompañantes del propietario de un vehículo que va a matricular, se queden a buen recaudo y cómodos en esas instalaciones y no sean prácticamente maltratados por los guardias apostados en el ingreso, los cuales no les permiten pasar, dejándolos en plantonera en pleno sol, situación que molesta y afecta a la salud de las personas. 
Por lo demás, el personal de atención, los técnicos que verifican el estado de los vehículos, el proceso de chequeo de la parte mecánica de los vehículos, lo hacen con una alta dosis de educación y preparación de manera rápida y eficiente.
Otra obra que destaca es el museo ubicado en la parroquia Andrés de Vera, en una casa antigua regenerada a la que también se la podría adecuar para que ciertas áreas generen ingresos con negocios compatibles que tengan que ver o conjuguen con lo existente.
En todo caso, felicitaciones al gerente de Portovial y sobre todo al señor alcalde, quien es el mejor alcalde a nivel nacional, de acuerdo al porcentaje de aceptación más alto obtenido en la ciudad que lo eligió y es él quien planifica y hace realidad estos proyectos que sirven a todos los habitantes de este país cuando lo requieren. Bien por Portoviejo que hoy se destaca como una de las ciudades más ordenadas y llamativas del país. El talento no nos sirve de nada, si no lo acompañamos de esfuerzo y constancia.
 
ARMANDO FLOR HIDALGO
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: