Actualizado hace: 10 horas 53 minutos
María Soledad Vela Cheroni
Ahora que cae la niebla

Viernes 23 Octubre 2020 | 04:00

La nostalgia sentida a través de la música y los libros, los amores complejos, la amistad que acompaña, la paternidad robada, la guerra cruel y el héroe desconocido. Oscar Vela de manera magistral nos refiere en su historia novelada la vida de Manuel Antonio Muñoz Borrero, recreando en cada página el pensamiento de un hombre del que poco se sabe, pero el autor lo intuye y nos lo transmite.

Uno de los grandes placeres de la lectura es que nos permite visitar lugares, vivir vidas, recrear sentimientos y tener vivencias, que sin la existencia de los libros no podríamos alcanzar. Pero depende de los escritores lograr transportarnos y hacernos soñar como lo hace Vela, quien tuvo un gran acierto al escoger esta historia para contarla.
“Ahora que cae la niebla” narra la hazaña de un héroe anónimo que no buscó la gloria sino la justicia. Un hombre que salvó a muchos judíos apátridas que vivieron la persecución más despiadada en la Segunda Guerra Mundial.  Vela logra configurar al personaje, del que poco se conoce a pesar de una ardua investigación, a través de los libros y la música de la que disfrutó a lo largo de su vida; esto convierte a esta lectura en un recorrido entrañable en el que se disfrutan evocaciones musicales y lecturas que nos esperan todavía en la biblioteca. Así tenemos al ser humano, el héroe en su cotidianidad, con su soledad, sus dudas, sus dolores y alegrías.
El embajador Manuel Muñoz Borrero fue un ser gigante y Oscar Vela lo retrata, aun más allá del reconocimiento post mortem como Justo entre las Naciones que le diera Israel, en el año 2011, por su labor humanitaria en la Segunda Guerra Mundial. El autor logra una lectura amena, con diversas voces y tiempos narrativos que, en lo personal, me recordó a “El paraíso en la otra esquina” de Vargas Llosa. 
La lectura nos invita a reflexionar sobre la vida, el deber ser, los ideales y el amor o los diversos tipos de amor. El autor coloca en el personaje central una serie de pensamientos que trascienden al individuo y se convierten en luces universales. La importancia de los ideales frente a las injusticias, la necesidad de salvar otras vidas aun cuando se corran riesgos, la perversidad de la guerra que enfrenta a la crueldad con la nobleza humana.
Pasar cada página es una delicia, terminar la obra nos sume en la nostalgia. Lectura recomendada de la literatura ecuatoriana contemporánea, para leer y releer. 
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Más opiniones: