Actualizado hace: 11 horas 18 minutos
La pandemia ha reducido a la mitad la fabricación de monigotes, dicen comerciantes

Martes 20 Octubre 2020 | 16:43

En la casa de la familia Silva el coronavirus tiene rostro, brazos y piernas. 

El covid 19 es la figura que este año arderá más en la hoguera la noche del 31 de diciembre.
El monigote más grande tiene dos metros de alto y la misma medida de ancho. Tiene alas de murciélago en la espalda y una hacha en la mano derecha.
Jhon Jairo Silva, parte del clan familiar que se dedica al arte de la elaboración de figuras para fin de año, señala que al coronavirus gigante aún le falta un globo terráqueo en la mano izquierda. Una muestra de lo que nos ha tocado vivir en este año que está por concluir.
Ninguno de los 11 integrantes de la familia que tienen amplia experiencia con el papel, el engrudo y la pintura se ha contagiado del virus.
Sin embargo, la pandemia si ha causado estragos en su oficio.
El hombre afirma que este año sólo han elaborado la mitad de monigotes.
“La economía está golpeada. No hemos hecho gigantes como en otros años. Decidimos hacerlos pequeños al alcance de todos los bolsillos”, explica Jhon Jairo, quien teme que la segunda ola de contagios se dé en diciembre, complicando la Navidad y el Año Nuevo.
> Los más pedidos. Los monigotes se venderán desde 5 a 100 dólares. El coronavirus gigante cuesta $ 150.
“Nosotros hacemos un análisis de lo que ha pasado en el año y se elaboran los años viejos. El coronavirus ha causado mucho daño y la gente quema los monigotes de las cosas que han sido malas. Queremos que se queme lo malo. Empezar con buena vibra”, comenta Silva.
Junto al gigante verde se secan en el sol las figuras de Lenín Moreno.
También está Daniel Salcedo, quien se hizo conocido por supuestos actos de corrupción y la ministra de Gobierno, María Paula Romo.
No pueden faltar los personajes de los dibujos animados, los preferidos de los más pequeños.
En la terraza de la casa de la familia Hugo Silva se encarga de dibujar los rasgos faciales de al menos 800 caretas. Este año, la mayoría lucirá una mascarilla, comenta mientras pinta de amarillo el cabello de Donald Trump.  
El patriarca sostiene que la clave para sobrevivir en esta época es cuidarse.
 “Solo Dios sabe cuándo nos lleva”, finaliza.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala